Reducción del estrés

Yoga y Pilates después de los 40: Fortaleza, Flexibilidad y Bienestar | www.comidayvida.com

¿Sabías que el yoga y el pilates son dos de las mejores actividades físicas que puedes practicar después de los 40 años? Estos ejercicios te ayudan a fortalecer tu cuerpo, mejorar tu flexibilidad y movilidad, reducir el estrés, respirar conscientemente y aumentar tu bienestar físico y mental. En este artículo te contamos los beneficios de estas disciplinas y cómo puedes incorporarlas a tu rutina diaria.

 

El pilates es una disciplina que te permite tonificar tus músculos y mejorar tu postura.

El yoga para la salud y pilates para adultos, ambas son consideradas práctocas ancentrales con enormes beneficios:

– El yoga y el pilates son ejercicios de baja intensidad que no sobrecargan tus articulaciones ni tu sistema cardiovascular. Al contrario, te ofrecen flexibilidad y movilidad y ayudan a cuidar tu salud y a prevenir lesiones.

– El yoga y el pilates te permiten trabajar todo tu cuerpo, desde los músculos más profundos hasta los más superficiales. Así, tonificas tu figura, mejoras tu postura y evitas dolores de espalda.

– El yoga y el pilates te enseñan a hacer respiración conciente, lo que favorece la oxigenación de tus células y la relajación de tu mente y reducción del estrés. Además, al sincronizar tu respiración con tus movimientos, aumentas tu concentración, tu equilibrio, tu salud y longevidad.

– El yoga y el pilates son prácticas que te conectan con el presente, con tu cuerpo y con tus emociones. De esta forma, reduces el estrés, la ansiedad y la depresión, y mejoras tu autoestima y tu confianza. Ya que el oxígeno y relajación van de la mano.

– El yoga y el pilates son actividades que puedes adaptar a tu nivel, a tus necesidades y a tus preferencias. Puedes elegir entre diferentes estilos, intensidades y duraciones, y practicarlos en casa, en un centro o al aire libre y comienza siempre con ejercicios de estiramiento.

Cómo empezar a practicar yoga y pilates después de los 40, da clic aquí

Si quieres disfrutar de todos los beneficios del yoga y el pilates después de los 40, te recomendamos seguir estos consejos:

– Consulta con un profesional de la salud antes de empezar cualquier actividad física, especialmente si tienes alguna condición de salud o alguna lesión.

– Busca un profesor o un centro especializado en yoga o pilates que ofrezca entrenamiento para adultos, que te oriente y te corrija adecuadamente para el cuidado articular.

– Empieza poco a poco, con sesiones cortas y sencillas, e incrementa la dificultad y la duración progresivamente con ejercicios de baja intensidad.

 

El yoga y los pilates son ejercicios que fortalecen tu cuerpo, que estimulan tus articulaciones y que a través de la respiración eliminan el estrés y nutren a tu cuerpo con la entrada de oxígeno.

 

– Escucha a tu cuerpo y respeta tus límites. Si practicas ejercicio después de los 40, no fuerces ni hagas movimientos que te causen dolor o incomodidad.

– Combina el yoga y el pilates con otras actividades complementarias, como caminar, nadar o bailar para lograr un bienestar físico y mental.

– Sé constante y disfruta del proceso. El yoga y el pilates son más que ejercicios, son un fortalecimiento para el cuerpo  y son estilos de vida que te ayudan a sentirte mejor por dentro y por fuera y si quieres, puedes combinarlo con nuestro Programa PNC.

Si quieres leer más sobre yoga, te invito a seguir leyendo.

¿Qué te pareció este contenido? Espero que te haya sido útil. Si deseas ayudar a otras personas, compártelo en tus redes sociales. Recuerda que todas las semanas estoy publicando nuevos contenidos sobre nutrición, ¡te espero por aquí pronto!

Recuerda que es salud, es lo más importante que tienes…

Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente

Colesterol, estrés y nutrición. Comidayvida.com

Listo para Reducir el Colesterol: Regálate 3 Meses de Cambios Saludables | www.comidayvida.com

¿Sabías que el colesterol alto es uno de los principales factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares? Según la Organización Mundial de la Salud, más de 17 millones de personas mueren cada año por estas causas. Por eso, es importante que cuides tu salud cardiovascular y mantengas tus niveles de colesterol dentro de los rangos normales.

¿Es fácil reducir el colesterol?

Pero, ¿cómo lograrlo? No se trata de hacer cambios drásticos ni de privarte de todo lo que te gusta. Se trata de adoptar hábitos de vida saludable que te ayuden a controlar tu colesterol y a mejorar tu bienestar. En este artículo, te proponemos un plan de 3 meses para que puedas reducir tu colesterol y regalarte una vida más sana y feliz con estos consejos para reducir el colesterol. Espero que lo disfrutes…

Colesterol y estrés. Comida y Vida
El estrés es causa frecuente de colesterol elevado

Mes 1: Cambios en la dieta

La alimentación balanceada es clave para regular el colesterol. Algunos alimentos pueden aumentar el colesterol malo (LDL) y otros pueden ayudarte a reducirlo. Por eso, el primer paso es revisar tu dieta y hacer algunos ajustes.

En general, debes evitar o limitar el consumo de grasas saturadas y trans, la carne roja contiene colesterol, también los embutidos, la mantequilla, la margarina, los productos lácteos enteros y los alimentos fritos, además los productos procesados y la bollería contienen grasas trans que pueden no sólo dañar las arterias sino provocar cáncer.

En cambio, debes aumentar el consumo de grasas insaturadas, que se encuentran en el aceite de oliva, los frutos secos, las semillas, el aguacate y el pescado azul. Estas grasas ayudan a reducir el colesterol malo y a aumentar el bueno (HDL), asegurando tu bienestar cardiovascular.

También debes incluir en tu dieta alimentos ricos en fibra, como las frutas, las verduras, los cereales integrales y las legumbres. La fibra ayuda a eliminar el exceso de colesterol en el intestino y a regular el azúcar en la sangre.

Además, debes beber suficiente agua y evitar el alcohol, el tabaco y el café, que pueden alterar tus niveles de colesterol.

No se trata de eliminar todo o quitar las carnes rojas, ¿sabías que el estrés también aumenta el colesterol?

Mes 2: Ejercicio y colesterol

El ejercicio físico es otro factor fundamental para controlar el colesterol. El ejercicio ayuda a quemar calorías, a perder peso, a mejorar la circulación sanguínea y a fortalecer el corazón. Además, el ejercicio estimula la producción de colesterol bueno y reduce la de colesterol malo.

Por eso, el segundo paso es incorporar el ejercicio a tu rutina diaria. No hace falta que te apuntes al gimnasio ni que hagas deportes extremos. Basta con que camines al menos 30 minutos al día, que subas las escaleras en vez de usar el ascensor o que practiques alguna actividad que te guste y te divierta, como bailar, nadar o montar en bicicleta.

Lo importante es que seas constante y que hagas ejercicio al menos 3 veces por semana. Así, notarás los beneficios en tu salud, un adecuado control del colesterol y cambios en tu estado de ánimo.
Si quieres conocer un poco más, da click aquí.

Mes 3: Reducción del estrés

El estrés es otro enemigo del colesterol. El estrés puede provocar cambios hormonales que afectan al metabolismo del colesterol y aumentan su producción. El estrés y la salud cardiovascular van de la mano. Además, el estrés puede llevarnos a comer más y peor, a fumar o a beber alcohol, lo que también perjudica nuestra salud cardiovascular.

Por eso, el tercer paso es reducir y tener un buen manejo del estrés. Para ello, puedes recurrir a técnicas de relajación, como la respiración profunda, la meditación o el yoga. Estas técnicas te ayudan a calmar tu mente, a liberar tensiones y a mejorar tu bienestar emocional.

También puedes buscar apoyo en tus familiares y amigos, compartir tus problemas y buscar soluciones juntos. Asimismo, puedes dedicarte tiempo para ti mismo, para hacer cosas que te gusten y te hagan feliz, como leer un libro, escuchar música o ver una película.

Recuerda que cuidar tu salud mental es tan importante como cuidar tu salud física.

Conclusión

Podemos decir entonces que el colesterol es una grasa que puede provocar daños en tu salud, sin embargo, la dieta no es el único factor que lo eleva, el estrés también puede provocar su aumento.

Espero que disfrutaras esta información, por favor compártelo, desafortunadamente es muy frecuente el colesterol en sangre elevado.

Te invito a seguir leyendo tenemos muchas publicaciones de Nutrición y Salud que estoy segura que te serán de utilidad. Y si lo que buscas es asesoría, con gusto te ofreceremos un servicio de calidad y atención personalizada en nuestro Programa PNC.

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…

 Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente

Los gases intestinales pueden causar hinchazón, dolor y malestar.

Exceso de Gases: Cómo los Hábitos Alimenticios y el Estrés Afectan tu Digestión | www.comidayvida.com

¿Te has sentido incómodo o avergonzado por tener gases intestinales? No estás solo. Los gases intestinales son un problema digestivo muy común que afecta a muchas personas. El estrés y los hábitos alimenticios influyen, pero ¿cómo los puedes prevenir o aliviar?

En este artículo te explicamos cómo los hábitos alimenticios y el estrés influyen en tu bienestar digestivo y te damos algunos consejos para mejorar tu salud gastrointestinal.

Hábitos alimenticios y gases

– Algunos alimentos son más propensos a producir gases que otros, como las legumbres, los lácteos, los cereales integrales, las verduras crucíferas, las frutas secas y los alimentos ricos en fibra. Estos alimentos contienen carbohidratos que no se digieren completamente en el intestino delgado y pasan al colon, donde las bacterias los fermentan y liberan gases.

– La forma de comer también influye en la cantidad de gases que se generan. Comer rápido, masticar poco, hablar mientras se come o tragar aire son hábitos que favorecen la entrada de aire en el tracto digestivo y aumentan la presión abdominal. Para evitar esto, se recomienda comer despacio, masticar bien, cerrar la boca al comer y evitar el chicle y las pajitas.

– Otra forma de reducir los gases es evitar bebidas con gas, como los refrescos, el agua con gas o la cerveza. Estas bebidas contienen dióxido de carbono que se libera en el estómago y puede causar hinchazón, eructos y flatulencias.

Si quieres aprender un poco más, clic aquí

Estrés y digestión

El estrés es otro factor que puede afectar negativamente a la digestión y provocar gases. El estrés activa el sistema nervioso simpático, que prepara al cuerpo para la acción y reduce el flujo sanguíneo al sistema digestivo. Esto puede alterar el movimiento de los músculos intestinales, ralentizar el vaciado gástrico y favorecer el crecimiento de bacterias que producen gases.

Para mejorar la digestión y prevenir los gases, es importante un adecuado manejo del estrés. Algunas técnicas que pueden ayudar son la respiración profunda, la meditación, el yoga, el ejercicio físico o las actividades placenteras. También se puede practicar la alimentación consciente, que consiste en prestar atención a lo que se come, cómo se come y cómo se siente el cuerpo durante y después de comer.

Tratamiento de la hinchazón y los gases

Aunque los gases no suelen ser un signo de una enfermedad grave, pueden causar molestias e interferir con la calidad de vida. Por eso, es conveniente tratarlos cuando se presentan. Hábitos para eliminar gases y que ayudan en los problemas digestivos como para el alivio de la hinchazón y los gases son:

  • Tomar infusiones de plantas carminativas, como el anís, el hinojo, la menta o el comino. Estas plantas ayudan a expulsar los gases y a relajar los músculos del intestino.
  • Masajear el abdomen con movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj. Esto estimula el tránsito intestinal y facilita la eliminación de los gases.
  • Aplicar calor local en el abdomen con una bolsa de agua caliente o una manta eléctrica. El calor relaja los músculos abdominales y alivia el dolor causado por los gases.
  • Tomar medicamentos antiflatulentos o probióticos. Los antiflatulentos ayudan a disolver o expulsar los gases, mientras que los probióticos mejoran el equilibrio de la flora intestinal y previenen la formación excesiva de gases.
Comer rápido, masticar con la boca abierta, consumir bebidas con gas más estrés, son la combinación perfecta para producir gases en exceso.


Algunos alimentos son más propensos a producir gases que otros.

Conclusión

Los gases intestinales son un problema digestivo muy frecuente que puede estar relacionado con los hábitos alimenticios y la reducción del estrés. Para mejorar la salud gastrointestinal y prevenir o aliviar los gases, se recomienda seguir una dieta equilibrada. Si necesitas ayuda, consulta a una Profesional de la Nutrición.

Para una digestión saludable debes evitar los alimentos flatulentos y las bebidas con gas, comer despacio y masticar bien, practicar la alimentación consciente y manejar el estrés de forma adecuada. Si los gases persisten o causan mucho malestar, se puede recurrir a remedios naturales que ayuden a eliminarlos.

¿Te gustó este contenido? Si te gustó y deseas compartirlo con otras personas, ¡hazlo!

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…

 Julia Osorio MSc CD DE

Nutrióloga clínica

Educadora en diabetes

Docente

El reflujo gastroesofágico puede causar síntomas como ardor, dolor y tos.

Reflujo Gastroesofágico: Cómo Regular tus Hábitos Alimenticios para Aliviarlo | www.comidayvida.com

El reflujo gastroesofágico (RGE) es una condición que se produce cuando el ácido del estómago sube hacia el esófago, lo que se conoce como reflujo ácido, causando síntomas como ardor, dolor, regurgitación y tos. El RGE puede afectar la calidad de vida de las personas que lo padecen y aumentar el riesgo de complicaciones como esofagitis, úlceras y cáncer de esófago.

Lo más recomendable es adoptar hábitos de alimentación saludable que ayuden a prevenir y aliviar el reflujo gastroesofágico y los problemas digestivos que provoca.

Continúa leyendo porque en este artículo te explicamos cómo regular tus hábitos alimenticios para aliviar el RGE y mejorar tu salud digestiva.

Horarios de comidas

Es importante establecer una rutina de comidas y evitar saltarse el desayuno, el almuerzo o la cena. Lo ideal es comer cada 3 o 4 horas, sin hacer comidas muy abundantes ni muy rápidas. También se debe evitar comer justo antes de acostarse, ya que esto favorece el reflujo nocturno. Lo recomendable es cenar al menos 3 horas antes de ir a dormir y elevar la cabecera de la cama unos 15 centímetros.

Beber agua durante las comidas

Algunas personas creen que beber agua durante las comidas diluye los jugos gástricos y facilita la digestión, pero en realidad puede tener el efecto contrario. Beber agua durante las comidas puede aumentar el volumen del estómago y presionar el esfínter esofágico inferior, lo que facilita el reflujo del ácido hacia el esófago. Lo mejor es beber agua fuera de las comidas, preferiblemente media hora antes o después.

Si quieres conocer una licuado para controlar el RGE, clic aquí

Aliviar el reflujo gastroesofágico

Además de regular los horarios y la cantidad de agua que se bebe durante las comidas, existen otros hábitos alimenticios que pueden ayudar a aliviar el reflujo gastroesofágico. Algunos de ellos son:

  • Control de la acidez estomacal, que se logra si evitas los alimentos desencadenantes del RGE, como los cítricos, el tomate, el chocolate, la menta, las bebidas con cafeína o alcohol, las comidas picantes o grasosas y los productos lácteos enteros todos estos son alimentos desencadenantes del Reflujo GE.
  • Mejorar la digestión, consumir alimentos que favorezcan la digestión y reduzcan la acidez, como las frutas no ácidas (manzana, pera, plátano), las verduras (zanahoria, calabaza, brócoli), los cereales integrales (avena, arroz, quinoa), las carnes magras (pollo, pavo, pescado) y los productos lácteos desnatados (yogur, queso fresco).
  • Estilo de vida y salud digestiva, mastica bien los alimentos y come despacio, para facilitar la digestión y evitar tragar aire, lo que evita la distensión abdominal y el reflujo.
  • No fumar ni masticar chicle, ya que ambos hábitos estimulan la producción de ácido gástrico y relajan el esfínter esofágico inferior.
Es importante regular tus horarios de alimentación, evita beber agua durante las comidas y disminuye la cantidad.
Esto te ayudará a disminuir el reflujo.
Los hábitos alimenticios saludables son clave para controlar el reflujo gastroesofágico.

Para concluir.

El reflujo gastroesofágico es una condición que se puede controlar con un tratamiento natural basado en regular los hábitos alimenticios. Siguiendo estas recomendaciones podrás mejorar tu digestión, reducir la acidez y prevenir las complicaciones del RGE ya que estas medidas te ayudarán en la reducción de la acidez.

Recuerda que también es importante mantener hábitos de alimentación saludable, un peso adecuado, hacer ejercicio moderado y consultar con un profesional de la Nutrición.

¿Te gustó este contenido? Espero que sí, recuerda visitar mi blog con frecuencia, ya que todas las semanas público contenidos sobre nutrición y si lo que buscar en orientación sobre cómo recuperar tu salud tenemos el Programa PNC, ¡te invito a conocerlo!

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…

 Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente

Envejecimiento después de los 40 años: cómo prevenirlo y cuidarse

Aparentar 60 a los 40: ¿Qué Estamos Haciendo Mal? | www.comidayvida.com

El envejecimiento es un proceso natural que afecta a todos los seres vivos. Sin embargo, existen factores que pueden acelerar o retrasar este proceso, influyendo en la apariencia y la salud de las personas, pero es común aparentar 60 a los 40.

A partir de los 40 años, se empiezan a notar algunos cambios en el organismo, como la pérdida de elasticidad y firmeza de la piel, la aparición de arrugas y manchas, la disminución de la masa muscular y ósea, el aumento de peso, la reducción de la capacidad respiratoria y cardiovascular, entre otros.
Estos cambios pueden afectar la autoestima y la calidad de vida de las personas, por lo que es importante prevenirlos y cuidarse adecuadamente. Sigue leyendo…

A continuación, te doy algunos consejos para prevenir el envejecimiento prematuro y cuidar la piel, el cuerpo y la mente después de los 40 años:

Cuidado de la piel a los 40

La piel es el órgano más grande del cuerpo y el más expuesto a los agentes externos, como el sol, la contaminación, el estrés, el tabaco, etc. Para mantenerla joven y saludable, es necesario limpiarla, hidratarla y protegerla a diario, utilizando productos adecuados para cada tipo de piel y edad.

También se recomienda exfoliarla una o dos veces por semana, para eliminar las células muertas y mejorar la renovación celular ya que son las causas del aspecto envejecido.

Estilo de vida saludable

El estilo de vida influye en el envejecimiento de las personas, tanto a nivel físico como mental. Para prevenir el envejecimiento prematuro, se aconseja seguir una dieta equilibrada y variada, rica en frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, pescado, frutos secos, etc., y baja en grasas saturadas, azúcares, sal, alcohol, etc.

Nutrición y envejecimiento

La alimentación debe aportar los nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo, como las proteínas, los carbohidratos, las grasas saludables, las vitaminas, los minerales, los antioxidantes, etc. Recuerda beber más de 2 litros de agua al día para eliminar las toxinas y actúa como antienvejecimiento.

Si quieres aprender un licuado antienvejecimiento, da clic aquí

Ejercicio y juventud

Existen muchos hábitos de cuidado personal como el ejercicio físico que es fundamental para mantener la salud y la juventud de las personas. El ejercicio ayuda a prevenir y combatir el sobrepeso, la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis, el deterioro cognitivo, la depresión, etc.

Además, el ejercicio mejora la circulación sanguínea, la oxigenación de los tejidos, la tonificación muscular, la flexibilidad, el equilibrio, la coordinación, la postura, la autoestima, etc.

Se recomienda practicar al menos 30 minutos de ejercicio moderado a intenso al día, combinando actividades aeróbicas, como caminar, correr, nadar, bailar, etc., con actividades de fuerza y resistencia, como levantar pesas, hacer abdominales, flexiones, etc. Yoga, pilates y tai-chi, son excelentes opciones.

La falta de alimentos frescos, de agua y de ejercicio producen envejecimiento porque tus células no reciben el oxígeno que estos le aportan y de ahí el envejecimiento.

Reducción del estrés

El estrés es uno de los principales enemigos de la juventud, ya que afecta negativamente al sistema inmunológico, al sistema nervioso, al sistema endocrino, al sistema digestivo, etc.

El estrés puede provocar problemas como el insomnio, la ansiedad, la depresión, la irritabilidad, la falta de concentración, la pérdida de memoria, la hipertensión, las úlceras, el envejecimiento celular, etc.

Para reducir el estrés, se aconseja adoptar hábitos de relajación, como la meditación, la respiración profunda, el masaje, la aromaterapia, la música, la lectura, etc.

Belleza a los 40

La belleza no solo depende de la apariencia física, sino también de la actitud, la personalidad, la confianza y la autoestima de las personas. A los 40 años, se puede lucir una belleza madura, elegante y natural, sin renunciar al estilo propio y a la expresión de la individualidad.

Para ello, se puede recurrir al maquillaje, al peinado, al vestuario, a los accesorios, etc., que realcen los rasgos más favorecedores y disimulen los menos atractivos. El maquillaje debe ser ligero, luminoso y armonioso, utilizando tonos suaves y neutros, que aporten frescura y vitalidad al rostro.

El peinado debe ser cómodo, práctico y acorde con la forma de la cara, el color y el tipo de cabello. El vestuario debe ser adecuado para cada ocasión, siguiendo las tendencias de la moda, pero sin perder la esencia personal.

Maquillaje y apariencia juvenil

El maquillaje produce arrugas, contiene químicos y deshidrata la piel, si decides usarlo, considera alternativas ecológicas. Si usarlo te ayuda a recuperar la confianza y apariencia ¡adelante!, pero te recomiendo buscar asesoría para usar los tonos que te favorecen más.

Consejos para parecer más joven

  • Además de seguir los consejos anteriores, existen algunos trucos que pueden ayudar a parecer más joven de lo que se es. Por ejemplo, se puede sonreír más a menudo, ya que la sonrisa transmite alegría, optimismo y simpatía, y hace que el rostro se vea más relajado y atractivo.
  • También se puede cuidar la postura corporal, manteniendo la espalda recta, los hombros hacia atrás y el pecho hacia delante, lo que da una sensación de seguridad, confianza y energía.
  • Asimismo, se puede cuidar la voz, evitando los tonos agudos, roncos o monótonos, y optando por una voz clara, suave y modulada, que refleje la personalidad y el estado de ánimo.
  • Mantén tu mente ocupada, aprende algo nuevo, lee, viaja, cambia el tipo de ejercicio que prácticas, esto contribuye a mejorar tu bienestar.

Envejecimiento después de los 40 años: cómo prevenirlo y cuidarse

El ejercicio físico ayuda a mantener la salud y la juventud de las personas.

Para concluir.

El envejecimiento es inevitable, pero se puede prevenir y cuidar de forma natural y saludable, siguiendo una serie de consejos y hábitos que mejoren la calidad de vida y la apariencia de las personas.

A los 40 años, se puede lucir una belleza madura, elegante y natural, sin renunciar al estilo propio y a la expresión de la individualidad. Lo más importante es sentirse bien con uno mismo y disfrutar de cada etapa de la vida.

También recuerda que lo que es afuera es adentro, nutre a tus células para que se refleje en tu exterior, un profesional de la nutrición te puede orientar.

¿Qué te pareció este contenido? Espero que te haya sido útil. Si deseas ayudar a otras personas, compártelo en tus redes sociales. Recuerda que todas las semanas estoy publicando nuevos contenidos sobre nutrición, ¡te espero por aquí pronto!

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…
 
Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente

Controlando la Ansiedad a las 17:00 hrs: Estrategias Efectivas

Durante nuestro día a día tenemos que cumplir con una serie de actividades que nos provocan estrés y ansiedad, que además se incrementan cuando nos saltamos comidas y comemos cualquier cosa con tal de sobrevivir.

 

Todo en tu cuerpo se comunica, todo funciona en armonía, no se mueve tu brazo sin que desde tu cerebro de la orden, ¿cierto? Existen estrategias efectivas para controlar la ansiedad y aumentar el aumento de peso

El cerebro y tu intestino

Cada decisión que tomas, para bien o para mal impacta a tu cuerpo. Tu cerebro está conectado con todo si no, cómo puedes pegarte en el dedo chiquito y brincar del dolor, esto ocurre porque todo está conectado.

Alguna vez te ha pasado que tienes una entrevista de trabajo, estas nervios@ y no puedes comer porque tendrías que correr al baño. Esto ocurre porque tu cerebro y tu intestino también se conectan y más de los que tú crees.

Cuando nos falta energía vamos a comer cualquier cosa

Segundo cerebro

A tu intestino se le conoce como el segundo cerebro, si no te alimentas bien se pueden presentar enfermedades mentales como ansiedad, depresión o demencia. Si, así de grave puede llegar a ser.

Ahora imagina que durante tu día a día no tienes un buen control de la ansiedad corres de un lado al otro, comes cualquier cosa y ¿qué crees que eso le dice a tu cerebro? Pues tenemos un problema aquí no hay control del estrés, algo grave pasa allá afuera que vivimos en la batalla constante.

Poco control de la ansiedad

Esta situación se complica cuando ocurre a diario, cuando padeces de ansiedad diaria y es muy frecuente que tengas más ansiedad y estrés a las 17:00 hrs o a partir de esa hora.

Ritmo circadiano

Resulta que tenemos un reloj interior que es más intenso durante la mañana y a lo largo del día disminuye a esto se le conoce como ritmo circadiano, por eso se sugiere desayunar como un rey porque podrás digerir mejor tus alimentos ya que tiene más energía.

Manejo de ansiedad

Si durante el día no has hecho un buen manejo de la ansiedad, tu cuerpo comienza a bajar su energía y si además no te alimentaste bien, te saltaste comidas o comiste cualquier cosa solo para poder continuar ahora tu cuerpo te va a pedir “algo” que te de energía porque ya no tiene.

Aquí es cuando vienen las visitas frecuentes a la cocina, ves un dulce fuera de lugar y contigo encuentra su destino. Y que decir si llegas a comer a casa, por ansiedad y falta de energía vas a mimarte con otro plato de comida.

 Aumento de peso

¿Ahora comprendes tu aumento de peso? Lo primero que puedes hacer es reconocer que padeces ansiedad y que no comes adecuadamente y que esto te está provocando aumento de peso, no es ese trozo de pan, no es el gluten, es un todo, ¿no te parece?

 

Si después de las 5:00 pm comienzas a comer y «picar» sin parar significa que padeces estrés o que tu alimentación no fue adecuada en la primera parte del día.

 

Estrategias efectivas

Te recomiendo que comiences a revisar cómo cambiar o controlar lo que te provoca estrés, después de que lo identifiques puedes usar estos consejos para controlar la ansiedad:

  • Técnicas de relajación. Después de haber identificado qué te estresa comienza a hacer una respiración consciente, es decir, controla tu respiración, siéntela y con esto vas a bajar el ritmo de tu corazón.
  • Rutina de bienestar. Nos dejamos llevar por el día a día, por “todo” lo que tenemos que hacer y lo vemos como un castigo, pregúntate, qué puedes cambiar o si tienes que hacerlo y no puedes cambiarlo ¿cómo puedes hacer para ver el lado positivo? Si tú no haces una reducción del estrés nadie lo va a hacer por ti.
  • Calmar la mente te ayuda a prevenir enfermedades como la hipertensión y problemas del corazón y también la salud de tu intestino y con ello mejorarás tu digestión, sí, tu salud mental también favorece tu salud intestinal.
  • Acostúmbrate a tener una rutina que contemple una Terapia de ansiedad como la meditación o el Mindfulness (respiración consciente). En tu auto, en el transporte público, sólo busca 5 minutos de paz.

Si deseas conocer más da click aquí

Consejo importante

Un intestino vacío y estresado es la peor combinación, no lo olvides, aunque sea algo ligero, no pases largos periodos de tiempo sin comer, consume mínimo 3 comidas al día y más de 2 litros de agua.

Para finalizar

Te sugiero que consumas Vitamina B12 que ayuda a tu sistema nervioso a relajarse y a tus células a sanarse.

Si crees que este artículo puede ayudar a otras personas, ¡no dudes en compartirlo en tus redes!

Y si necesitas ayuda, tenemos el Programa PNC donde de manera personalizada te ayudamos a corregir tus hábitos y a recuperar tu salud.

Con mis mejores deseos…

Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente