Problemas digestivos

Los gases intestinales pueden causar hinchazón, dolor y malestar.

Exceso de Gases: Cómo los Hábitos Alimenticios y el Estrés Afectan tu Digestión | www.comidayvida.com

¿Te has sentido incómodo o avergonzado por tener gases intestinales? No estás solo. Los gases intestinales son un problema digestivo muy común que afecta a muchas personas. El estrés y los hábitos alimenticios influyen, pero ¿cómo los puedes prevenir o aliviar?

En este artículo te explicamos cómo los hábitos alimenticios y el estrés influyen en tu bienestar digestivo y te damos algunos consejos para mejorar tu salud gastrointestinal.

Hábitos alimenticios y gases

– Algunos alimentos son más propensos a producir gases que otros, como las legumbres, los lácteos, los cereales integrales, las verduras crucíferas, las frutas secas y los alimentos ricos en fibra. Estos alimentos contienen carbohidratos que no se digieren completamente en el intestino delgado y pasan al colon, donde las bacterias los fermentan y liberan gases.

– La forma de comer también influye en la cantidad de gases que se generan. Comer rápido, masticar poco, hablar mientras se come o tragar aire son hábitos que favorecen la entrada de aire en el tracto digestivo y aumentan la presión abdominal. Para evitar esto, se recomienda comer despacio, masticar bien, cerrar la boca al comer y evitar el chicle y las pajitas.

– Otra forma de reducir los gases es evitar bebidas con gas, como los refrescos, el agua con gas o la cerveza. Estas bebidas contienen dióxido de carbono que se libera en el estómago y puede causar hinchazón, eructos y flatulencias.

Si quieres aprender un poco más, clic aquí

Estrés y digestión

El estrés es otro factor que puede afectar negativamente a la digestión y provocar gases. El estrés activa el sistema nervioso simpático, que prepara al cuerpo para la acción y reduce el flujo sanguíneo al sistema digestivo. Esto puede alterar el movimiento de los músculos intestinales, ralentizar el vaciado gástrico y favorecer el crecimiento de bacterias que producen gases.

Para mejorar la digestión y prevenir los gases, es importante un adecuado manejo del estrés. Algunas técnicas que pueden ayudar son la respiración profunda, la meditación, el yoga, el ejercicio físico o las actividades placenteras. También se puede practicar la alimentación consciente, que consiste en prestar atención a lo que se come, cómo se come y cómo se siente el cuerpo durante y después de comer.

Tratamiento de la hinchazón y los gases

Aunque los gases no suelen ser un signo de una enfermedad grave, pueden causar molestias e interferir con la calidad de vida. Por eso, es conveniente tratarlos cuando se presentan. Hábitos para eliminar gases y que ayudan en los problemas digestivos como para el alivio de la hinchazón y los gases son:

  • Tomar infusiones de plantas carminativas, como el anís, el hinojo, la menta o el comino. Estas plantas ayudan a expulsar los gases y a relajar los músculos del intestino.
  • Masajear el abdomen con movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj. Esto estimula el tránsito intestinal y facilita la eliminación de los gases.
  • Aplicar calor local en el abdomen con una bolsa de agua caliente o una manta eléctrica. El calor relaja los músculos abdominales y alivia el dolor causado por los gases.
  • Tomar medicamentos antiflatulentos o probióticos. Los antiflatulentos ayudan a disolver o expulsar los gases, mientras que los probióticos mejoran el equilibrio de la flora intestinal y previenen la formación excesiva de gases.
Comer rápido, masticar con la boca abierta, consumir bebidas con gas más estrés, son la combinación perfecta para producir gases en exceso.


Algunos alimentos son más propensos a producir gases que otros.

Conclusión

Los gases intestinales son un problema digestivo muy frecuente que puede estar relacionado con los hábitos alimenticios y la reducción del estrés. Para mejorar la salud gastrointestinal y prevenir o aliviar los gases, se recomienda seguir una dieta equilibrada. Si necesitas ayuda, consulta a una Profesional de la Nutrición.

Para una digestión saludable debes evitar los alimentos flatulentos y las bebidas con gas, comer despacio y masticar bien, practicar la alimentación consciente y manejar el estrés de forma adecuada. Si los gases persisten o causan mucho malestar, se puede recurrir a remedios naturales que ayuden a eliminarlos.

¿Te gustó este contenido? Si te gustó y deseas compartirlo con otras personas, ¡hazlo!

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…

 Julia Osorio MSc CD DE

Nutrióloga clínica

Educadora en diabetes

Docente

El reflujo gastroesofágico puede causar síntomas como ardor, dolor y tos.

Reflujo Gastroesofágico: Cómo Regular tus Hábitos Alimenticios para Aliviarlo | www.comidayvida.com

El reflujo gastroesofágico (RGE) es una condición que se produce cuando el ácido del estómago sube hacia el esófago, lo que se conoce como reflujo ácido, causando síntomas como ardor, dolor, regurgitación y tos. El RGE puede afectar la calidad de vida de las personas que lo padecen y aumentar el riesgo de complicaciones como esofagitis, úlceras y cáncer de esófago.

Lo más recomendable es adoptar hábitos de alimentación saludable que ayuden a prevenir y aliviar el reflujo gastroesofágico y los problemas digestivos que provoca.

Continúa leyendo porque en este artículo te explicamos cómo regular tus hábitos alimenticios para aliviar el RGE y mejorar tu salud digestiva.

Horarios de comidas

Es importante establecer una rutina de comidas y evitar saltarse el desayuno, el almuerzo o la cena. Lo ideal es comer cada 3 o 4 horas, sin hacer comidas muy abundantes ni muy rápidas. También se debe evitar comer justo antes de acostarse, ya que esto favorece el reflujo nocturno. Lo recomendable es cenar al menos 3 horas antes de ir a dormir y elevar la cabecera de la cama unos 15 centímetros.

Beber agua durante las comidas

Algunas personas creen que beber agua durante las comidas diluye los jugos gástricos y facilita la digestión, pero en realidad puede tener el efecto contrario. Beber agua durante las comidas puede aumentar el volumen del estómago y presionar el esfínter esofágico inferior, lo que facilita el reflujo del ácido hacia el esófago. Lo mejor es beber agua fuera de las comidas, preferiblemente media hora antes o después.

Si quieres conocer una licuado para controlar el RGE, clic aquí

Aliviar el reflujo gastroesofágico

Además de regular los horarios y la cantidad de agua que se bebe durante las comidas, existen otros hábitos alimenticios que pueden ayudar a aliviar el reflujo gastroesofágico. Algunos de ellos son:

  • Control de la acidez estomacal, que se logra si evitas los alimentos desencadenantes del RGE, como los cítricos, el tomate, el chocolate, la menta, las bebidas con cafeína o alcohol, las comidas picantes o grasosas y los productos lácteos enteros todos estos son alimentos desencadenantes del Reflujo GE.
  • Mejorar la digestión, consumir alimentos que favorezcan la digestión y reduzcan la acidez, como las frutas no ácidas (manzana, pera, plátano), las verduras (zanahoria, calabaza, brócoli), los cereales integrales (avena, arroz, quinoa), las carnes magras (pollo, pavo, pescado) y los productos lácteos desnatados (yogur, queso fresco).
  • Estilo de vida y salud digestiva, mastica bien los alimentos y come despacio, para facilitar la digestión y evitar tragar aire, lo que evita la distensión abdominal y el reflujo.
  • No fumar ni masticar chicle, ya que ambos hábitos estimulan la producción de ácido gástrico y relajan el esfínter esofágico inferior.
Es importante regular tus horarios de alimentación, evita beber agua durante las comidas y disminuye la cantidad.
Esto te ayudará a disminuir el reflujo.
Los hábitos alimenticios saludables son clave para controlar el reflujo gastroesofágico.

Para concluir.

El reflujo gastroesofágico es una condición que se puede controlar con un tratamiento natural basado en regular los hábitos alimenticios. Siguiendo estas recomendaciones podrás mejorar tu digestión, reducir la acidez y prevenir las complicaciones del RGE ya que estas medidas te ayudarán en la reducción de la acidez.

Recuerda que también es importante mantener hábitos de alimentación saludable, un peso adecuado, hacer ejercicio moderado y consultar con un profesional de la Nutrición.

¿Te gustó este contenido? Espero que sí, recuerda visitar mi blog con frecuencia, ya que todas las semanas público contenidos sobre nutrición y si lo que buscar en orientación sobre cómo recuperar tu salud tenemos el Programa PNC, ¡te invito a conocerlo!

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…

 Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente

Problemas Circulatorios y Digestión: Cómo el Romero, la Cayena y el Jengibre pueden Ayudar | www.comidayvida.com

La circulación sanguínea es el proceso por el cual la sangre transporta oxígeno y nutrientes a todas las células del cuerpo. Una buena circulación es esencial para mantener la salud de los órganos vitales, los tejidos y la piel. Además, la circulación influye en la digestión, ya que facilita la absorción de los alimentos y la eliminación de los desechos.

Hay factores que pueden afectar negativamente a la circulación y provocar problemas como hinchazón, varices, calambres, sensación de frío o entumecimiento en las extremidades, fatiga, mareos o dolores de cabeza. Algunos de estos factores son el sedentarismo, el tabaquismo, el estrés, el sobrepeso o una alimentación poco saludable.

Por otro lado, la digestión es el proceso por el cual el organismo descompone los alimentos en sustancias más simples que pueda aprovechar. Una buena digestión es importante para obtener la energía y los nutrientes que necesitamos para vivir. Además, una digestión adecuada evita problemas como gases, acidez, indigestión, náuseas o diarrea.

Sin embargo, hay factores que pueden alterar la digestión y causar molestias como hinchazón abdominal, dolor, pesadez o estreñimiento. Algunos de estos factores son comer rápido o en exceso, masticar poco, beber poca agua, consumir alimentos procesados o picantes o sufrir estrés o ansiedad.
Se habla mucho de cayena y circulación, y ¡es maravillosa! pero existen, otras plantas que te ofrecen esos beneficios también. Te explico más…

Comencemos con una de las hierbas para la circulación. El romero es una hierba aromática que se usa tanto en la cocina como en en fitoterapia. El romero tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antibacterianas que lo hacen beneficioso para la circulación y la digestión.

Beneficios del Romero

  • Estimula la circulación sanguínea al dilatar los vasos sanguíneos y mejorar el flujo de sangre al cerebro y al corazón.
  • Previene la formación de coágulos que pueden obstruir las arterias y causar trombosis o infartos.
  • Favorece la digestión al estimular la producción de bilis y enzimas digestivas que facilitan la descomposición de las grasas.
  • Alivia los síntomas de la indigestión como gases, acidez o dolor abdominal.
  • Combate las infecciones intestinales por su acción antibacteriana.

Inflamación corporal y romero

Puedes consumir romero en forma de infusión, añadiendo una cucharadita de hojas secas a una taza de agua hirviendo y dejando reposar unos 10 minutos. También puedes usarlo como condimento para tus platos, especialmente los de carne, pescado o verduras.

Si tu digestión es pesada, te inflamas por las tardes y padeces estreñimiento, imagina, lo que es afuera y es adentro, tu circulación también está afectada, consumir romero, cayena y jengibre pueden ayudar a mejorarla.

Cayena para problemas digestivos

La cayena es una especia picante que se obtiene de los frutos secos y molidos de una variedad de pimiento. La cayena tiene un componente llamado capsaicina que le da su sabor ardiente y que tiene efectos positivos para la circulación y la digestión.

«La cayena es una especia picante que estimula el flujo sanguíneo y ayuda a prevenir el estreñimiento».

Para una digestión pesada y para…

  • Aumentar la circulación sanguínea al generar calor y dilatar los vasos sanguíneos, lo que mejora el transporte de oxígeno y nutrientes a las células.
  • Reducir la presión arterial al relajar las paredes de las arterias y prevenir su endurecimiento o aterosclerosis.
  • Estimular la digestión al aumentar la secreción de saliva y jugos gástricos que ayudan a descomponer los alimentos.
  • Prevenir el estreñimiento al acelerar el tránsito intestinal y favorecer la evacuación.
  • Usar como analgésico o antiinflamatorio ya que alivia el dolor y la hinchazón.

Mejorar la salud circulatoria pero no usar en exceso

Puedes consumir cayena en forma de polvo, añadiendo una pizca a tus platos para darles un toque picante. También puedes tomarla en cápsulas o en tintura, siguiendo las indicaciones del fabricante. Eso sí, ten cuidado de no excederte, ya que puede irritar el estómago o la boca.

 Te dejo este video por si quieres aprender cómo crear hábitos saludables.

Jengibre para problemas circulatorios

El jengibre es una raíz que se usa tanto como especia como como remedio natural. El jengibre tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antiespasmódicas que lo hacen útil para la circulación y la digestión.

No sólo bienestar circulatorio, también…

  • Mejora la circulación sanguínea al inhibir la agregación plaquetaria y prevenir la formación de coágulos que pueden causar trombosis o infartos.
  • Protege las paredes de las arterias del daño oxidativo causado por los radicales libres y previene la aterosclerosis.
  • Favorece la digestión al relajar los músculos del tracto gastrointestinal y evitar los espasmos o cólicos.
  • Alivia las náuseas, el vómito y el mareo causados por el movimiento, el embarazo o la quimioterapia.
  • Tiene un efecto termogénico que aumenta el metabolismo y ayuda a quemar calorías.

Recuerda…

Puedes consumir jengibre en forma de infusión, rallando un trozo de raíz fresca y añadiéndola a una taza de agua hirviendo. También puedes usarlo como condimento para tus platos, especialmente los de origen asiático o los dulces. Otra opción es tomarlo en cápsulas o en jarabe, siguiendo las indicaciones del fabricante.

Podemos concluir

Como has visto, el romero, la cayena y el jengibre son hierbas que pueden ayudarte a mejorar tu circulación y tu digestión. Estas hierbas tienen propiedades que estimulan el flujo sanguíneo, previenen los problemas cardiovasculares, facilitan la absorción de los nutrientes, alivian las molestias digestivas y mejoran el bienestar general.

Sin embargo, no olvides que estas hierbas no son un sustituto de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable. Para cuidar tu salud circulatoria y digestiva, también es importante que practiques ejercicio físico regularmente, que evites el tabaco y el alcohol, que reduzcas el consumo de sal y azúcar y que bebas suficiente agua.

Si tienes alguna duda sobre cómo usar estas hierbas o si sufres alguna condición médica que pueda contraindicarlas, consulta con tu Nutrióloga antes de consumirlas. Recuerda que lo más importante es escuchar a tu cuerpo y darle lo que necesita para funcionar correctamente.

Esperamos que este post te haya resultado interesante e informativo. Si te ha gustado, compártelo con tus amigos y familiares para que ellos también puedan beneficiarse de estas hierbas maravillosas. Y si quieres saber más sobre otros remedios naturales para mejorar tu salud, no te pierdas nuestros próximos posts. ¡Hasta pronto!

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…

Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente