Colesterol, estrés y nutrición. Comidayvida.com

Listo para Reducir el Colesterol: Regálate 3 Meses de Cambios Saludables | www.comidayvida.com

¿Sabías que el colesterol alto es uno de los principales factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares? Según la Organización Mundial de la Salud, más de 17 millones de personas mueren cada año por estas causas. Por eso, es importante que cuides tu salud cardiovascular y mantengas tus niveles de colesterol dentro de los rangos normales.

¿Es fácil reducir el colesterol?

Pero, ¿cómo lograrlo? No se trata de hacer cambios drásticos ni de privarte de todo lo que te gusta. Se trata de adoptar hábitos de vida saludable que te ayuden a controlar tu colesterol y a mejorar tu bienestar. En este artículo, te proponemos un plan de 3 meses para que puedas reducir tu colesterol y regalarte una vida más sana y feliz con estos consejos para reducir el colesterol. Espero que lo disfrutes…

Colesterol y estrés. Comida y Vida
El estrés es causa frecuente de colesterol elevado

Mes 1: Cambios en la dieta

La alimentación balanceada es clave para regular el colesterol. Algunos alimentos pueden aumentar el colesterol malo (LDL) y otros pueden ayudarte a reducirlo. Por eso, el primer paso es revisar tu dieta y hacer algunos ajustes.

En general, debes evitar o limitar el consumo de grasas saturadas y trans, la carne roja contiene colesterol, también los embutidos, la mantequilla, la margarina, los productos lácteos enteros y los alimentos fritos, además los productos procesados y la bollería contienen grasas trans que pueden no sólo dañar las arterias sino provocar cáncer.

En cambio, debes aumentar el consumo de grasas insaturadas, que se encuentran en el aceite de oliva, los frutos secos, las semillas, el aguacate y el pescado azul. Estas grasas ayudan a reducir el colesterol malo y a aumentar el bueno (HDL), asegurando tu bienestar cardiovascular.

También debes incluir en tu dieta alimentos ricos en fibra, como las frutas, las verduras, los cereales integrales y las legumbres. La fibra ayuda a eliminar el exceso de colesterol en el intestino y a regular el azúcar en la sangre.

Además, debes beber suficiente agua y evitar el alcohol, el tabaco y el café, que pueden alterar tus niveles de colesterol.

No se trata de eliminar todo o quitar las carnes rojas, ¿sabías que el estrés también aumenta el colesterol?

Mes 2: Ejercicio y colesterol

El ejercicio físico es otro factor fundamental para controlar el colesterol. El ejercicio ayuda a quemar calorías, a perder peso, a mejorar la circulación sanguínea y a fortalecer el corazón. Además, el ejercicio estimula la producción de colesterol bueno y reduce la de colesterol malo.

Por eso, el segundo paso es incorporar el ejercicio a tu rutina diaria. No hace falta que te apuntes al gimnasio ni que hagas deportes extremos. Basta con que camines al menos 30 minutos al día, que subas las escaleras en vez de usar el ascensor o que practiques alguna actividad que te guste y te divierta, como bailar, nadar o montar en bicicleta.

Lo importante es que seas constante y que hagas ejercicio al menos 3 veces por semana. Así, notarás los beneficios en tu salud, un adecuado control del colesterol y cambios en tu estado de ánimo.
Si quieres conocer un poco más, da click aquí.

Mes 3: Reducción del estrés

El estrés es otro enemigo del colesterol. El estrés puede provocar cambios hormonales que afectan al metabolismo del colesterol y aumentan su producción. El estrés y la salud cardiovascular van de la mano. Además, el estrés puede llevarnos a comer más y peor, a fumar o a beber alcohol, lo que también perjudica nuestra salud cardiovascular.

Por eso, el tercer paso es reducir y tener un buen manejo del estrés. Para ello, puedes recurrir a técnicas de relajación, como la respiración profunda, la meditación o el yoga. Estas técnicas te ayudan a calmar tu mente, a liberar tensiones y a mejorar tu bienestar emocional.

También puedes buscar apoyo en tus familiares y amigos, compartir tus problemas y buscar soluciones juntos. Asimismo, puedes dedicarte tiempo para ti mismo, para hacer cosas que te gusten y te hagan feliz, como leer un libro, escuchar música o ver una película.

Recuerda que cuidar tu salud mental es tan importante como cuidar tu salud física.

Conclusión

Podemos decir entonces que el colesterol es una grasa que puede provocar daños en tu salud, sin embargo, la dieta no es el único factor que lo eleva, el estrés también puede provocar su aumento.

Espero que disfrutaras esta información, por favor compártelo, desafortunadamente es muy frecuente el colesterol en sangre elevado.

Te invito a seguir leyendo tenemos muchas publicaciones de Nutrición y Salud que estoy segura que te serán de utilidad. Y si lo que buscas es asesoría, con gusto te ofreceremos un servicio de calidad y atención personalizada en nuestro Programa PNC.

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…

 Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente