Fuerza muscular

Beneficios de hacer ejercicios en cama

Los pacientes encamados suelen experimentar aumentos de peso (como, por ejemplo, los  que han sido sometidos a una intervención quirúrgica, o las personas mayores) y por ello necesitan realizar ejercicios en cama.

Esta temática la he incluído dentro del segmento “Curar” de mi Programa PNC (Prevenir-Nutrir-Curar), el cual está dirigido a personas de más de 45 años.  Lee el siguiente artículo para que conozcas cuáles son los tipos de ejercicios en cama y por qué deberías hacer estos ejercicios si te encuentras en esta condición.

Ejercicios en cama jpg
Los pacientes en cama requieren hacer ciertos ejercicios para fortalecer sus músculos.

¿Qué son los ejercicios en cama?

Los ejercicios en cama son una serie de ejercicios que se pueden realizar en la cama, los cuales tienen como objetivo mejorar la salud y el bienestar de las personas que están postradas en cama.

Tipos de ejercicios en cama

Hay muchos tipos de ejercicios que pueden hacer los pacientes en cama. Algunos de los más comunes incluyen:

Ejercicios de rango de movimiento

Estos ejercicios ayudan a mantener la flexibilidad y el rango de movimiento de las articulaciones. Algunos de estos ejercicios  incluyen, por ejemplo, mover los dedos, los pies y los brazos.

Ejercicios de fuerza

Se trata de ejercicios que ayudan a fortalecer los músculos, como: levantar pesas ligeras, usar bandas de resistencia o empujar y tirar de las sábanas.

Ejercicios de equilibrio

Ayudan a mejorar el equilibrio y la coordinación. Algunos de estos ejercicios son: ponerse de pie y sentarse en la cama, caminar en línea recta, caminar sobre una línea imaginaria, entre otros.

Ejercicios de respiración

Tienen por finalidad mejorar la respiración y la circulación del paciente en cama. Algunos ejercicios de respiración incluyen respirar profundamente, hacer respiraciones abdominales y hacer respiraciones sostenidas.

Beneficios de hacer ejercicios en cama

Los ejercicios en cama le permiten al paciente mantener la fuerza, la flexibilidad, el equilibrio, la coordinación y la circulación. Además, estos ejercicios le ayudan a reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas, mejorar su estado de ánimo y aumentar sus niveles de energía. Y no solo eso, los ejercicios en cama ayudan a quemar calorías y aumentar la masa muscular, contribuyendo, por ende, a mantener un peso corporal adecuado, o a reducir el peso, en caso de que la persona haya ganado unos kilos demás.

Recomendaciones

Si eres un paciente encamado, es importante que consultes con tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, ya que tu facultativo puede sugerirte un programa de ejercicios seguro y efectivo, adecuado para tus necesidades específicas.

No obstante, aquí te doy algunas recomendaciones que te pueden servir a la hora de hacer ejercicios en cama:

  • Comienza lentamente y aumenta de forma gradual la intensidad y la duración de tus ejercicios a medida que te fortalezcas.
  • Escucha a tu cuerpo y detente si sientes dolor.
  • Hidrátate adecuadamente antes, durante y después de los ejercicios.
  • Usa ropa cómoda y transpirable.
  • Asegura tu cama antes de comenzar a hacer ejercicio.
  • Ten a alguien a tu lado para que te ayude, en caso de que necesites algo.

Para finalizar

Si deseas conocer más sobre los hábitos alimenticios saludables que debe tener un paciente encamado, te invito a que visites mi página web comidayvida.com.

Allí podrás encontrar información de valor sobre mi Programa de Nutrición Integral PNC (Prevenir-Nutrir-Curar), un programa que se ajusta a las necesidades particulares de cada paciente.

¡Te espero! ¡Próximamente podrás aprender a cuidar mejor tu salud y la salud de tus seres queridos con nuestros cursos de salud y nutrición!

Sedentarismo y sus efectos sobre la fuerza muscular

El sedentarismo es un problema que tiene consecuencias negativas sobre la salud física y mental, especialmente en personas mayores de más de 45 años.

En el siguiente artículo (cuyo tema forma parte de mi Programa PNC, específicamente del segmento “Curar”, el cual se dirige a esta población) te explico cuáles son los efectos del sedentarismo sobre la fuerza muscular y te ofrezco algunos consejos para combatirlo efectivamente. Así que, ¡Comencemos!

Fuerza muscular
Es importante hacer ejercicio para evitar el sedentarismo en las personas mayores.

¿Qué es el sedentarismo?

Vamos a iniciar este artículo aclarando qué es el sedentarismo:

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define al sedentarismo como la condición en la cual una persona “hace menos de 150 minutos de actividad física moderada a la semana, o menos de 75 minutos de actividad física intensa por semana”.

Por ende, se puede decir que un estilo de vida sedentario implica la escasa o nula realización de actividad física o ejercicio regular.

Vale resaltar que las personas mayores de 45 años son las más propensas a caer en este estado, ya que con la edad se suele disminuir el nivel de actividad física, aumentando con ello los factores de riesgo asociados a un estilo de vida inactivo.

Entre estos factores están el exceso de peso, la obesidad, la hipertensión, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis y el deterioro cognitivo.

¿Cómo afecta el sedentarismo a la fuerza muscular?

Uno de los principales efectos del sedentarismo es la reducción de la masa y la fuerza muscular, lo que puede elevar el riesgo que tienen las personas mayores de padecer enfermedades crónicas o de sufrir caídas y fracturas.

Por ello, es importante adoptar hábitos saludables que permitan evitar las consecuencias de este problema.

Recomendaciones para evitar el sedentarismo

Para evitar el sedentarismo, te recomiendo:

  • Haz ejercicio. Realiza al menos 30 minutos diarios de actividad física moderada. Puedes caminar 10.000 pasos al día, bailar, nadar, alzar pesas, hacer flexiones, usar bandas elásticas o practicar algún deporte. Estas actividades contribuyen a fomentar el crecimiento y la función de los músculos, así como a mejorar tu salud cardiovascular y ósea.
  • Reduce el tiempo que pasas sentado o reclinado frente a tu televisor, la computadora o el teléfono móvil. ¡Muévete!
  • Mantén una alimentación balanceada y saludable, que te proporcione los nutrientes necesarios para conservar y reparar tu tejido muscular. Entre estos nutrientes resaltan las proteínas, que son los componentes esenciales de los músculos. Puedes hallar proteínas en  alimentos como la carne, los huevos, el pescado, los lácteos y las legumbres.
  • Hidrátate. Bebe suficiente agua y jugos naturales.
  • Incluye frutas, verduras y cereales integrales en tu plan de alimentación.
  • Consume gelatina. La gelatina es un alimento que contiene colágeno (una proteína que ayuda a mantener la elasticidad y la firmeza de la piel, los huesos, los cartílagos y los tendones). Además, es baja en calorías y grasa, lo que contribuye a prevenir el sobrepeso y las enfermedades cardiovasculares.
  • Evita el consumo de cigarrillos y de bebidas alcohólicas.

Para finalizar

Te quiero invitar a que formes parte de mi Programa de Nutrición Integral PNC (Prevenir/Nutrir/Curar), un programa que se adapta a tus requerimientos nutricionales específicos.

Al ingresar a mi programa, estarás participando en el segmento denominado “Nutrir”, el cual ¡está diseñado especialmente para personas como tú, que tienen más de 45 años!

También quiero informarte que pronto estaré impartiendo mis Cursos de Nutrición y Salud, en los que pueden participar Profesionales de la Salud y público en general en Comida y Vida.

En estos cursos quiero compartir con mis participantes todas las herramientas que ofrece la nutrición para gozar de una buena salud. ¿Te interesa? ¡Pues te espero!