Estilo de vida saludable

Falta de Energía: Cómo los Jarabes de Maltosa Pueden Estar Saboteando tu Vitalidad | www.comidayvida.com

¿Te sientes cansado, irritable o con falta de concentración? ¿Te cuesta mantener el ritmo de tus actividades diarias? ¿Sientes que necesitas un café o un dulce para seguir adelante? Si has respondido sí a alguna de estas preguntas, puede que estés sufriendo los efectos negativos de los jarabes de maltosa en tu alimentación.

Los jarabes de maltosa son un tipo de azúcar que se añade a muchos alimentos procesados, como galletas, cereales, refrescos, salsas, yogures y helados. Su función es dar sabor, textura y conservación a estos productos, pero también tienen un impacto negativo en tu salud y tu energía. ¿Lo sabías? ¿Quieres mantener la vitalidad? Sigue leyendo …

¿Cómo actúan en tu cuerpo los jarabes de maltosa?

Los jarabes de maltosa elevan rápidamente el nivel de azúcar en sangre, lo que provoca una liberación de insulina por parte del páncreas. La insulina es la hormona encargada de regular el metabolismo de los carbohidratos y de facilitar la entrada de glucosa en las células para que se pueda usar como energía.

Sin embargo, cuando hay un exceso de azúcar en sangre, la insulina también tiene el efecto de almacenar el excedente como grasa. Además, al poco tiempo, el nivel de azúcar en sangre baja bruscamente, lo que genera una sensación de hambre, ansiedad y fatiga. Este ciclo se repite cada vez que consumes alimentos con jarabes de maltosa, lo que afecta a tu salud física y mental ya que se pierde el control de azúcar en sangre.

¿Cómo puedes evitar los jarabes de maltosa, mejorar tu energía y evitar picos de azúcar?

La clave está en leer las etiquetas de los alimentos que compras y evitar aquellos que contengan este tipo de azúcar. También es importante evitar alimentos procesados y optes por opciones más naturales y saludables. Te sorprenderá saber cuánto jarabe de maltosa en alimentos puedes encontrar.

En este video te muestro qué productos contienen jarabe de maltosa, clic aquí 

Energía y alimentación. ¿Se puede lograr una energía sostenible?

Puedes encontrar alimentos energizantes sin necesidad de lastimar a tu organismo:

  • Frutas y verduras frescas: son ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, que te ayudan a regular el azúcar en sangre y a nutrir tu organismo.
  • Cereales integrales: son fuentes de carbohidratos complejos, que se digieren más lentamente y te proporcionan energía durante más tiempo.
  • Proteínas magras: como el pollo, el pescado, los huevos o las legumbres, te aportan aminoácidos esenciales para la formación de músculos y tejidos, así como para la producción de neurotransmisores que regulan tu estado de ánimo.
  • Grasas saludables: como el aceite de oliva, los frutos secos, las semillas o el aguacate, te ofrecen ácidos grasos esenciales para el funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso, así como para la protección celular.
Los alimentos naturales y saludables te ayudan a mantener una energía sostenible.

¿Y los hábitos?

Además de cuidar tu alimentación, también es importante que adoptes un estilo de vida saludable que incluya ejercicio físico regular, descanso adecuado e hidratación suficiente. Estos hábitos te ayudarán a mejorar tu salud y tu vitalidad.

Los jarabes de maltosa contenidos en productos industrializados, jugos «naturales» envasados y bebidas carbonatadas provocan picos de azúcar que suben y bajan tu energía sin control, te invito a leer etiquetas de alimentos.

Recuerda que la energía es un recurso valioso que debes cuidar y optimizar. Al evitar los jarabes de maltosa y seguir una alimentación consciente y una nutrición equilibrada, podrás sentirte más activo, feliz y saludable.

Conclusión

Poco a poco, entre los productos industrializados se han incluido jarabes que afectan la salud. El aumento en la presencia de diabetes no es casualidad porque como pudiste leer cada vez más jarabes se incluyen sin que nos lo indique el fabricante. Se trata sólo de hábitos alimenticios saludables y que seas consciente lo que llevas a tu boca

Es tú decisión si deseas tomarlos, sólo recuerda, provocan adicción y enfermedades graves. Si deseas aprender más de Nutrición y Salud te invito a leer nuestros posts, si quieres ayuda para lograr tus metas te invito a conocer el Programa PNC y si quieres aprender cómo cuidar tu salud, tenemos cursos de salud para tí ¡No olvides comportarlo!

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…

Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente

Envejecimiento después de los 40 años: cómo prevenirlo y cuidarse

Aparentar 60 a los 40: ¿Qué Estamos Haciendo Mal? | www.comidayvida.com

El envejecimiento es un proceso natural que afecta a todos los seres vivos. Sin embargo, existen factores que pueden acelerar o retrasar este proceso, influyendo en la apariencia y la salud de las personas, pero es común aparentar 60 a los 40.

A partir de los 40 años, se empiezan a notar algunos cambios en el organismo, como la pérdida de elasticidad y firmeza de la piel, la aparición de arrugas y manchas, la disminución de la masa muscular y ósea, el aumento de peso, la reducción de la capacidad respiratoria y cardiovascular, entre otros.
Estos cambios pueden afectar la autoestima y la calidad de vida de las personas, por lo que es importante prevenirlos y cuidarse adecuadamente. Sigue leyendo…

A continuación, te doy algunos consejos para prevenir el envejecimiento prematuro y cuidar la piel, el cuerpo y la mente después de los 40 años:

Cuidado de la piel a los 40

La piel es el órgano más grande del cuerpo y el más expuesto a los agentes externos, como el sol, la contaminación, el estrés, el tabaco, etc. Para mantenerla joven y saludable, es necesario limpiarla, hidratarla y protegerla a diario, utilizando productos adecuados para cada tipo de piel y edad.

También se recomienda exfoliarla una o dos veces por semana, para eliminar las células muertas y mejorar la renovación celular ya que son las causas del aspecto envejecido.

Estilo de vida saludable

El estilo de vida influye en el envejecimiento de las personas, tanto a nivel físico como mental. Para prevenir el envejecimiento prematuro, se aconseja seguir una dieta equilibrada y variada, rica en frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, pescado, frutos secos, etc., y baja en grasas saturadas, azúcares, sal, alcohol, etc.

Nutrición y envejecimiento

La alimentación debe aportar los nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo, como las proteínas, los carbohidratos, las grasas saludables, las vitaminas, los minerales, los antioxidantes, etc. Recuerda beber más de 2 litros de agua al día para eliminar las toxinas y actúa como antienvejecimiento.

Si quieres aprender un licuado antienvejecimiento, da clic aquí

Ejercicio y juventud

Existen muchos hábitos de cuidado personal como el ejercicio físico que es fundamental para mantener la salud y la juventud de las personas. El ejercicio ayuda a prevenir y combatir el sobrepeso, la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis, el deterioro cognitivo, la depresión, etc.

Además, el ejercicio mejora la circulación sanguínea, la oxigenación de los tejidos, la tonificación muscular, la flexibilidad, el equilibrio, la coordinación, la postura, la autoestima, etc.

Se recomienda practicar al menos 30 minutos de ejercicio moderado a intenso al día, combinando actividades aeróbicas, como caminar, correr, nadar, bailar, etc., con actividades de fuerza y resistencia, como levantar pesas, hacer abdominales, flexiones, etc. Yoga, pilates y tai-chi, son excelentes opciones.

La falta de alimentos frescos, de agua y de ejercicio producen envejecimiento porque tus células no reciben el oxígeno que estos le aportan y de ahí el envejecimiento.

Reducción del estrés

El estrés es uno de los principales enemigos de la juventud, ya que afecta negativamente al sistema inmunológico, al sistema nervioso, al sistema endocrino, al sistema digestivo, etc.

El estrés puede provocar problemas como el insomnio, la ansiedad, la depresión, la irritabilidad, la falta de concentración, la pérdida de memoria, la hipertensión, las úlceras, el envejecimiento celular, etc.

Para reducir el estrés, se aconseja adoptar hábitos de relajación, como la meditación, la respiración profunda, el masaje, la aromaterapia, la música, la lectura, etc.

Belleza a los 40

La belleza no solo depende de la apariencia física, sino también de la actitud, la personalidad, la confianza y la autoestima de las personas. A los 40 años, se puede lucir una belleza madura, elegante y natural, sin renunciar al estilo propio y a la expresión de la individualidad.

Para ello, se puede recurrir al maquillaje, al peinado, al vestuario, a los accesorios, etc., que realcen los rasgos más favorecedores y disimulen los menos atractivos. El maquillaje debe ser ligero, luminoso y armonioso, utilizando tonos suaves y neutros, que aporten frescura y vitalidad al rostro.

El peinado debe ser cómodo, práctico y acorde con la forma de la cara, el color y el tipo de cabello. El vestuario debe ser adecuado para cada ocasión, siguiendo las tendencias de la moda, pero sin perder la esencia personal.

Maquillaje y apariencia juvenil

El maquillaje produce arrugas, contiene químicos y deshidrata la piel, si decides usarlo, considera alternativas ecológicas. Si usarlo te ayuda a recuperar la confianza y apariencia ¡adelante!, pero te recomiendo buscar asesoría para usar los tonos que te favorecen más.

Consejos para parecer más joven

  • Además de seguir los consejos anteriores, existen algunos trucos que pueden ayudar a parecer más joven de lo que se es. Por ejemplo, se puede sonreír más a menudo, ya que la sonrisa transmite alegría, optimismo y simpatía, y hace que el rostro se vea más relajado y atractivo.
  • También se puede cuidar la postura corporal, manteniendo la espalda recta, los hombros hacia atrás y el pecho hacia delante, lo que da una sensación de seguridad, confianza y energía.
  • Asimismo, se puede cuidar la voz, evitando los tonos agudos, roncos o monótonos, y optando por una voz clara, suave y modulada, que refleje la personalidad y el estado de ánimo.
  • Mantén tu mente ocupada, aprende algo nuevo, lee, viaja, cambia el tipo de ejercicio que prácticas, esto contribuye a mejorar tu bienestar.

Envejecimiento después de los 40 años: cómo prevenirlo y cuidarse

El ejercicio físico ayuda a mantener la salud y la juventud de las personas.

Para concluir.

El envejecimiento es inevitable, pero se puede prevenir y cuidar de forma natural y saludable, siguiendo una serie de consejos y hábitos que mejoren la calidad de vida y la apariencia de las personas.

A los 40 años, se puede lucir una belleza madura, elegante y natural, sin renunciar al estilo propio y a la expresión de la individualidad. Lo más importante es sentirse bien con uno mismo y disfrutar de cada etapa de la vida.

También recuerda que lo que es afuera es adentro, nutre a tus células para que se refleje en tu exterior, un profesional de la nutrición te puede orientar.

¿Qué te pareció este contenido? Espero que te haya sido útil. Si deseas ayudar a otras personas, compártelo en tus redes sociales. Recuerda que todas las semanas estoy publicando nuevos contenidos sobre nutrición, ¡te espero por aquí pronto!

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…
 
Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente

Problemas Circulatorios y Digestión: Cómo el Romero, la Cayena y el Jengibre pueden Ayudar | www.comidayvida.com

La circulación sanguínea es el proceso por el cual la sangre transporta oxígeno y nutrientes a todas las células del cuerpo. Una buena circulación es esencial para mantener la salud de los órganos vitales, los tejidos y la piel. Además, la circulación influye en la digestión, ya que facilita la absorción de los alimentos y la eliminación de los desechos.

Hay factores que pueden afectar negativamente a la circulación y provocar problemas como hinchazón, varices, calambres, sensación de frío o entumecimiento en las extremidades, fatiga, mareos o dolores de cabeza. Algunos de estos factores son el sedentarismo, el tabaquismo, el estrés, el sobrepeso o una alimentación poco saludable.

Por otro lado, la digestión es el proceso por el cual el organismo descompone los alimentos en sustancias más simples que pueda aprovechar. Una buena digestión es importante para obtener la energía y los nutrientes que necesitamos para vivir. Además, una digestión adecuada evita problemas como gases, acidez, indigestión, náuseas o diarrea.

Sin embargo, hay factores que pueden alterar la digestión y causar molestias como hinchazón abdominal, dolor, pesadez o estreñimiento. Algunos de estos factores son comer rápido o en exceso, masticar poco, beber poca agua, consumir alimentos procesados o picantes o sufrir estrés o ansiedad.
Se habla mucho de cayena y circulación, y ¡es maravillosa! pero existen, otras plantas que te ofrecen esos beneficios también. Te explico más…

Comencemos con una de las hierbas para la circulación. El romero es una hierba aromática que se usa tanto en la cocina como en en fitoterapia. El romero tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antibacterianas que lo hacen beneficioso para la circulación y la digestión.

Beneficios del Romero

  • Estimula la circulación sanguínea al dilatar los vasos sanguíneos y mejorar el flujo de sangre al cerebro y al corazón.
  • Previene la formación de coágulos que pueden obstruir las arterias y causar trombosis o infartos.
  • Favorece la digestión al estimular la producción de bilis y enzimas digestivas que facilitan la descomposición de las grasas.
  • Alivia los síntomas de la indigestión como gases, acidez o dolor abdominal.
  • Combate las infecciones intestinales por su acción antibacteriana.

Inflamación corporal y romero

Puedes consumir romero en forma de infusión, añadiendo una cucharadita de hojas secas a una taza de agua hirviendo y dejando reposar unos 10 minutos. También puedes usarlo como condimento para tus platos, especialmente los de carne, pescado o verduras.

Si tu digestión es pesada, te inflamas por las tardes y padeces estreñimiento, imagina, lo que es afuera y es adentro, tu circulación también está afectada, consumir romero, cayena y jengibre pueden ayudar a mejorarla.

Cayena para problemas digestivos

La cayena es una especia picante que se obtiene de los frutos secos y molidos de una variedad de pimiento. La cayena tiene un componente llamado capsaicina que le da su sabor ardiente y que tiene efectos positivos para la circulación y la digestión.

«La cayena es una especia picante que estimula el flujo sanguíneo y ayuda a prevenir el estreñimiento».

Para una digestión pesada y para…

  • Aumentar la circulación sanguínea al generar calor y dilatar los vasos sanguíneos, lo que mejora el transporte de oxígeno y nutrientes a las células.
  • Reducir la presión arterial al relajar las paredes de las arterias y prevenir su endurecimiento o aterosclerosis.
  • Estimular la digestión al aumentar la secreción de saliva y jugos gástricos que ayudan a descomponer los alimentos.
  • Prevenir el estreñimiento al acelerar el tránsito intestinal y favorecer la evacuación.
  • Usar como analgésico o antiinflamatorio ya que alivia el dolor y la hinchazón.

Mejorar la salud circulatoria pero no usar en exceso

Puedes consumir cayena en forma de polvo, añadiendo una pizca a tus platos para darles un toque picante. También puedes tomarla en cápsulas o en tintura, siguiendo las indicaciones del fabricante. Eso sí, ten cuidado de no excederte, ya que puede irritar el estómago o la boca.

 Te dejo este video por si quieres aprender cómo crear hábitos saludables.

Jengibre para problemas circulatorios

El jengibre es una raíz que se usa tanto como especia como como remedio natural. El jengibre tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antiespasmódicas que lo hacen útil para la circulación y la digestión.

No sólo bienestar circulatorio, también…

  • Mejora la circulación sanguínea al inhibir la agregación plaquetaria y prevenir la formación de coágulos que pueden causar trombosis o infartos.
  • Protege las paredes de las arterias del daño oxidativo causado por los radicales libres y previene la aterosclerosis.
  • Favorece la digestión al relajar los músculos del tracto gastrointestinal y evitar los espasmos o cólicos.
  • Alivia las náuseas, el vómito y el mareo causados por el movimiento, el embarazo o la quimioterapia.
  • Tiene un efecto termogénico que aumenta el metabolismo y ayuda a quemar calorías.

Recuerda…

Puedes consumir jengibre en forma de infusión, rallando un trozo de raíz fresca y añadiéndola a una taza de agua hirviendo. También puedes usarlo como condimento para tus platos, especialmente los de origen asiático o los dulces. Otra opción es tomarlo en cápsulas o en jarabe, siguiendo las indicaciones del fabricante.

Podemos concluir

Como has visto, el romero, la cayena y el jengibre son hierbas que pueden ayudarte a mejorar tu circulación y tu digestión. Estas hierbas tienen propiedades que estimulan el flujo sanguíneo, previenen los problemas cardiovasculares, facilitan la absorción de los nutrientes, alivian las molestias digestivas y mejoran el bienestar general.

Sin embargo, no olvides que estas hierbas no son un sustituto de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable. Para cuidar tu salud circulatoria y digestiva, también es importante que practiques ejercicio físico regularmente, que evites el tabaco y el alcohol, que reduzcas el consumo de sal y azúcar y que bebas suficiente agua.

Si tienes alguna duda sobre cómo usar estas hierbas o si sufres alguna condición médica que pueda contraindicarlas, consulta con tu Nutrióloga antes de consumirlas. Recuerda que lo más importante es escuchar a tu cuerpo y darle lo que necesita para funcionar correctamente.

Esperamos que este post te haya resultado interesante e informativo. Si te ha gustado, compártelo con tus amigos y familiares para que ellos también puedan beneficiarse de estas hierbas maravillosas. Y si quieres saber más sobre otros remedios naturales para mejorar tu salud, no te pierdas nuestros próximos posts. ¡Hasta pronto!

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…

Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente