Comida

¿Cómo desintoxicar el cuerpo naturalmente?

Cuando se trata de desintoxicar al cuerpo, algunas personas piensan que necesitan hacer dietas extremas o tomar suplementos costosos. Sin embargo, existen muchas formas de limpiar al organismo y desintoxicarlo. A continuación, te mostraré cómo puedes hacerlo de manera natural. Sigue leyendo hasta el final.

El tratamiento Detox es ideal para desintoxicar al cuerpo

Desintoxicar al cuerpo ¿Cómo?

Tomar unos cuantos días para desintoxicarnos, puede proporcionarnos enormes beneficios para nuestra salud.

Y aunque nuestro cuerpo posee sistemas naturales de desintoxicación, la conocida “comida chatarra”, el estrés, la contaminación ambiental y otros factores, sobrecargan este sistema.

Es aquí donde necesitamos de un tratamiento que nos permita retomar el equilibrio natural, a través de un proceso de depuración que nos ayude a limpiar nuestro organismo.

Hay muchas maneras de desintoxicar al cuerpo (sobre todo en la actualidad) pero uno de los tratamientos más efectivos es el Détox, en el cual se consumen alimentos naturales que  contribuyen con la eliminación de toxinas.

Jugos alimentos naturales desintoxicar

Comenzar un tratamiento Detox no es difícil, solo requiere mucha disciplina de tu parte, pues deberás incluir en tu dieta alimentos saludables y apartar hacia un lado aquellos alimentos poco saludables que no le aporten nutrientes a tu sistema.

  • Debes eliminar de tu menú ciertos alimentos como el gluten, los lácteos, la cafeína, el alcohol (pues generan reacciones en tu organismo), además de alimentos procesados y carnes de criadero.
  • Nutre tu cuerpo sanamente, es decir, procura ingerir alimentos completos. Trata de que tu cesta de compras esté repleta de vegetales verdes, proteínas completas y de grasas saludables (como el aceite de oliva).
  • Incluye en tu menú nueces y semillas.
  • Haz ejercicio físico de forma regular. Durante un proceso Détox sigue moviéndote, ejercítate hasta sudar. Esto ayuda a eliminar toxinas y a tener un mejor control de la temperatura corporal.
  • Cepilla tu piel, exfoliando suavemente para disminuir la presión sobre los riñones y el hígado (los órganos de desintoxicación más importantes que tenemos).
  • Si tienes la oportunidad, relájate en un sauna unas dos veces por semana.
  • Relaja tu mente. Haz yoga, sal a caminar, medita. Pasar tiempo en contacto con la naturaleza es una buena opción para conseguir el camino hacia la tranquilidad.
  • Toma mucha agua. La hidratación es importante en un tratamiento de desintoxicación, pues contribuye al buen funcionamiento de los riñones, y a mantener la temperatura del cuerpo estable.

Para finalizar

Con el uso de un tratamiento Détox podemos conseguir excelentes resultados a la hora de hacer la desintoxicación del organismo, para mejorar nuestra salud.

No obstante, antes de iniciar un Détox es recomendable consultar con nuestro médico, y también debemos contar con la asesoría de un Nutricionista.

¿Te gustó este contenido? Si te gustó, compártelo en tus redes sociales, y si quieres saber un poco más sobre el Détox, revisa otros post sobre esta temática en mi blog. Periódicamente estaré subiendo información que puede ser muy útil para ti.

Aprovecho también para invitarte a participar en mi Programa Nutrición Integral PNC (Prevenir/Nutri/Curar) Julia Osorio (comidayvida.com).

 

¿Por qué usamos especias y condimentos para cocinar? | http://www.comidayvida.com

Es maravilloso pensar la herencia que nos dejaron nuestros ancestros, pensar que las especias y condimentos que ahora empleamos de manera tan cotidiana fueron descubiertas al paso de los siglos con ensayo y error, si, eran las brujas y curanderas de las tribus y clanes las encargadas de probarlas y el ensayo y error consistió en probarlas, molerlas con los dientes y agregarlas a cataplasmas o bebidas, pero si no se tenía la técnica ni el conocimiento adecuado podía provocarles la muerte. Así que, debemos agradecerles por hechizarnos con su sabiduría y aromatizar nuestra mesa cada día a día.

Especias y condimentos, una forma sana de mejorar nuestra comida y agradar al paladar

¿Qué son las especias y condimentos?

Se definen como: Productos naturales, obtenidos de semillas secas, frutos, raíces, cortezas u hojas, que ofrecen sabor picante, aroma, color y/o textura especial a los alimentos y platillos.

¿Sabes de donde provienen las especias y condimentos?

Podemos encontrar rastros en todas las culturas: Egipcia, China, Hindú, Mexicana, Española y desde tiempos inmemorables.

Su uso se consideraba tan preciado que en alguna época sólo era permitido para las clases altas y ceremonias especiales. Se utilizaba para la elaboración de los perfumes más caros, se quemaban en palacios y templos, eran un componente importante para embalsamar y para desintoxicar el cuerpo de la mujer durante el parto en los baños de temazcal.

Las especias y condimentos con frecuencia se acompañan de leyendas y relatos que viajaron por pueblos y se fueron modificando a su paso por las diferentes culturas. Su historia es muy amplia y puedes encontrarla aquí.

Mencionadas en muchos textos por citar sólo 2, puedes leer sobre ellas en obras como: Las Mil y una Noches y Cómo agua para chocolate.

Su posesión llegó a ser tan preciado que se les consideró moneda de cambio, como el pago con sal, razón por la que al pago que recibimos por nuestro trabajo se le llama: “salario”. En las culturas griega y romana, se consideraba que poseer eneldo era símbolo de riqueza.

¿Qué cuidados debemos tener con las especias y condimentos?

Es tan común encontrar en todas las cocinas especias que no les prestamos la debida atención, además su venta se ha generalizado tanto que las encontramos en cualquier sitio molidas o pulverizadas y muchas veces sin fecha de caducidad.

Los cuidados que debemos tener para disfrutar y aprovechar todo lo que nos ofrecen las especias y condimentos son:
1. No las compres pulverizadas, si compras canela o pimienta, es mejor molerlas antes de cocinar en un mortero o molcajete.
2. No las guardes en el refrigerador, la humedad elimina sus aromas y puede generar el desarrollo de moho y dañarlas.
3. Aléjalas del calor y de la luz, sus aceites y aromas volátiles se verán afectados. Entonces, almacénalos en una repisa o anaquel bien ventilado, sin luz directa.
4. Revisa con frecuencia la fecha de caducidad, ¿No te has encontrado alguna vez un frasco de especias que caducó hace 3 años?
5. Importante, siempre agrégalas al final del guiso para que no se pierdan sus aromas durante la cocción.

Las especias y condimentos ¿Para comer o para curar?

Ambos, veamos de las más frecuentes, sus usos curativos y/o el platillo en que podemos emplearlos.

  • Azafrán: Sabor amargo, es aromático, mejora el sabor y color de los platos. Se emplea para teñir quesos, mantequilla y para dar color a paellas, bouillabaise francesa, comida turca y de medio oriente. Empleada con mariscos, panes, postres y bebidas.
  • Ajo: De olor fuerte y picante. Se emplea en brotes tiernos con espárragos, pero es más popular en bulbo. Utilizado en sopas, arroces, caldillos, con leguminosas, salsas, aves, carnes y pescados. Se emplea para el control de cardiopatías, mejora la circulación y reducir la presión arterial.
  • Vainilla: Ofrece un agradable sabor caramelo, es cremosa y su aroma es a maderas finas. Presentada en líquido o en polvo es empleada con platos dulces como natillas, helados y galletas.
  • Pimienta: Si debemos elegir entre la negra, rosa, verde y blanca, nos quedamos con esta última por ser más potente y la verde, la más dulce. Excelente para combinarla con carnes, salsas, pastas y patés.
  • Nuez moscada: De aroma resinoso, cálido y perfumado. Se emplea en sopas, salsas bechamel, verduras de hoja verde, coles, papa y calabaza. Debe consumirse en dosis bajas, en altas, produce efectos tóxicos.
  • Jengibre: Raíz que se emplea fresca, deshidratada, en polvo, zumo o aceite. Genial con carnes, aves y pecados, en vinagretas, postres, batidos e infusiones. En la medicina tradicional se emplea para reducir gases, malestares gastrointestinales, también es calmante, antiemético, antiinflamatorio, reduce infecciones, tos y estimula la circulación.
  • Curry: Mezcla de condimentos, hierbas y especias empleado en estofados de la cocina India. Genial con aves, carnes, arroz, ensalada de garbanzos y verduras como calabacín.
  • Cúrcuma: Raíz con un color amarillo-anaranjado aporta un color característico y un sabor dulzón con toque amargo y picante a nuestras recetas. Es ideal en la preparación con patatas, coliflor, cereales como la polenta y berenjenas.
  • Comino o Alcaravea: Potencian el sabor de los platillos con un aroma contundente. Empleados en sopas, frijoles, alubias, verduras como la col y con carnes.
  • Clavo: De sabor y aroma fuerte, picante y amargo, provoca una sensación de frío en boca, lo que adormece y relaja, antídoto natural en dolores de muelas. Se emplea en postres, con repollo morado y con carne de cerdo.
  • Anís: Semillas pequeñas con sabor y aroma intenso. Excelente para emplearse con aves, frutas y panes.
  • Pimentón, paprika o achiote: Con variedades dulces a picantes empleados para dar color, sabor ahumado, amargo y apimentado a los alimentos, especialmente las carnes, embutidos, huevos, mariscos, arroces y pastas, raíces, leguminosas, salsas y panes. En la industria se utilizan para intensificar el sabor y como colorante de lácteos, margarinas, aceites.
  • Canela: empleada en raja para hervir con frutas como la manzana o para dar el toque final a un postre como el arroz con leche o natilla.
  • Cebolla: Sabor fuerte, intenso y picante. Empleada en sopas, arroces, raíces, leguminosas, carnes, aves, pescados, ensaladas frescas y salsas. Excelente para mejorar la circulación.
  • Chiles, guindillas, pimientos o ajís: Podemos encontrarlo en una amplia variedad de colores y su intensidad es inversa a su tamaño. Casa muy bien con dulce o con salado. Pese a la irritación que provoca en papilas gustativas, olfato y tráquea, se le considera protector contra el cáncer de estómago, se emplea en cataplasmas contra quemaduras y para reducir cólicos y dolores musculares.
  • ¿Quieres recetas? Da click aquí.

    ¿Podemos utilizar las especias y condimentos para controlar enfermedades?

    Podemos mencionar estos usos adicionales:

    Hipertensión arterial: Por su sabor, podemos emplearlas para dar olor y sabor a los alimentos, lo que nos ayudará a reducir la cantidad de sal y por lo tanto, controlar la presión arterial.

    Obesidad: El uso de especias y condimentos nos ayuda a reducir la cantidad de grasa y sal, lo cual ayudará a disminuir el contenido calórico.

    Problemas gastrointestinales: El azafrán y jengibre los reduce.

    Cuidado con el exceso en el uso de especias y condimentos en ciertas enfermedades.

    Cuidado con:

    Emplear anís de estrella, se creía en la antigüedad que era útil en los cólicos infantiles y a los niños se les hacía beber una infusión, sin embargo, nuevos estudios han demostrado que puede provocar retraso mental.

    El caldillo de tomate es una preparación ácida difícil de digerir en gastritis.
    En pacientes que reciben radio o quimioterapia, es recomendable cuidar la cantidad de especias y condimentos empleados, ya que un platillo con olor fuerte puede aumentar las náuseas.

    El ajo crudo es difícil de digerir y se transpira, provocando reacciones desagradables. Por lo que, si queremos consumirlo diariamente, será mejor en forma de cápsulas deodorizadas.

    Podemos concluir entonces, que las especias y condimentos son maravillosas y con sólo agregarlas a nuestros platillos podemos disfrutar de grandes experiencias culinarias, se encuentran al alcance de todos, estimulan el apetito y poseen propiedades curativas, así que a disfrutarlas y sacarles el mayor provecho.

    ¿Qué te pareció? Me encantaría leer tus comentarios y no olvides compartirlo.

    Julia Osorio
    Nutricionista clínica, Educadora en diabetes

    ¿Qué puede contaminar nuestros alimentos este verano? | www.comidayvida.com

    Todos hemos escuchado hablar e incluso, tenido la desgracia de sufrir alguna contaminación alimentaria. Especialmente en verano.
    Esta intoxicación puede causar desde las molestias tradicionales: náusea, vómito, dolor intestinal, diarrea, hasta complicaciones más graves: fiebre, fallo respiratorio e infarto.

    ¿Cómo prevenirlas?

    Debemos recordar que a las bacterias les encantan cuatro condiciones: agua, oxígeno, comida y temperatura.
    Como sabemos prácticamente todos los alimentos contienen agua en cantidades importantes, a excepción de las semillas y legumbres donde la encontramos, pero es muy escasa. El oxígeno es vital para nuestra vida, sin él, no podríamos vivir, las plantas crecer ni los animales desarrollarse.

    Entonces, la contaminación de los alimentos es común, por lo que debemos enfatizar que el riesgo siempre es elevado, por lo que debemos cuidar los alimentos que consumimos.

    ¿A qué temperatura se desarrollan?

     

    Todos los alimentos contienen: azúcar o almidón o proteínas o grasas. Otro detalle es la temperatura, de 30 a 40ºC las bacterias encuentran el momento ideal para desarrollarse y no es difícil encontrarlas en el verano.

    Si a todos los factores anteriores, les agregamos que se colocan las terrazas en los bares y nuestros alimentos además de permanecer al sol además el viento se encarga de cubrirlos de tierra, esto complica la situación.

    Contaminación-de-alimentos| Julia Osorio

    Intoxicaciones más frecuentes.

    En España, las intoxicaciones alimentarias más frecuentes son:
    Salmonella: esta bacteria se encuentra en productos marinos, pollo y huevo.
    Campylobacter: se encuentra esta bacteria en leche sin pasteurizar y sus derivados, aves, carne cruda o mal cocina y agua contaminada.

    Lo importante es consumir los alimentos bien cocinados, no crudos y si durante su elaboración emplean huevo, como la mahonesa, tortilla de patatas, bollería, los derivados lácteos como quesos y aves o carnes crudas, debemos evitar cambios de temperatura que permitan el desarrollo de estas bacterias, cuidando:

    1. Que no se mantengan expuestos al sol y
    2. Evitar su consumo después de 24 horas de su elaboración.
    3. Asegurar que están bien cocinados.
    4. Evitar consumir alimentos crudos y/o asegurar que se controló su temperatura hasta antes de su consumo.

    Existen diferentes formas de identificar si consumimos alimentos contaminados:

    a) Si después de dos a cuatro horas de haber consumido alimentos comienza a sentir los signos y síntomas clásicos: náusea, vómito, dolor abdominal y/o diarrea, esto es provocado por los
    alimentos.

    b) Si después de dos horas presenta fiebre, enrojecimiento de la piel, problemas respiratorios o se acelera su corazón, también puede estar relacionado con los alimentos, pero es importante, si presenta estos signos que acuda a urgencias de inmediato. Existirán alimentos que presenten menor riesgo de contaminación, por ejemplo, el jamón que está deshidratado y contiene sal, los quesos maduros o los frutos secos, ¿por qué no consumirlos este verano?

    Disfrutar de esta temporada que todos esperamos con ansia, no debe ser razón para descuidar lo que comemos y evitar exponernos a una intoxicación.

    Julia Osorio
    Nutricionista clínica, Educadora en Diabetes