Cáncer

Recomendaciones para comer según la etapa del cáncer

Dependiendo de la etapa en la que se encuentre el paciente con cáncer, sus necesidades nutricionales pueden variar. En el siguiente artículo, ofrezco algunas recomendaciones generales para una adecuada alimentación durante el cáncer.

Alimentación durante el cáncer
El cáncer y sus tratamientos pueden afectar la nutrición de las personas que lo padecen

Alimentación durante el tratamiento del cáncer

Durante el tratamiento del cáncer, es posible que se presenten ciertos problemas de salud debido a los efectos secundarios de algunos tratamientos como la quimioterapia, la radioterapia, la cirugía u otros procedimientos. Algunos de estos son:

  • Pérdida del apetito.
  • Náuseas y vómitos.
  • Diarrea o estreñimiento
  • Dolor o dificultad para tragar.
  • Llagas en la boca o la garganta.
  • Cambios en el gusto o el olfato.
  • Sequedad de boca o saliva espesa.
  • Pérdida o aumento de peso.
  • Entre otros.

Tips para mejorar la alimentación durante el tratamiento del cáncer

Los problemas asociados a los tratamientos del cáncer (que te comenté en la sección anterior), pueden dificultar el consumo de alimentos y líquidos, suficientes y variados. Por ello, para mejorar la nutrición durante el tratamiento del cáncer recomiendo:

Consumir porciones pequeñas de comida

Sugiero comer pequeñas cantidades de comida con más frecuencia, en lugar de tres comidas grandes al día.

Escoger alimentos blandos

Es importante elegir alimentos blandos, fáciles de masticar y tragar, como sopas, purés, yogures, huevos, queso, pescado o pollo.

Evitar ciertos alimentos

Es necesario evitar los alimentos picantes, ácidos, salados o muy condimentados que puedan irritar la boca o el estómago.

Beber suficiente cantidad de agua

Es vital beber abundante agua y otros líquidos como zumos, infusiones, caldos o leche para mantenerse hidratado.

Ingerir alimentos ricos en proteínas

La ingesta de alimentos ricos en proteínas y calorías, ayuda a prevenir la pérdida de peso y a conservar la masa muscular, por lo que sugiero incluir en la dieta alimentos como frutos secos, semillas, mantequilla de maní, aguacate o helado.

Evitar el alcohol y el tabaco

Tanto el alcohol como el tabaco, pueden dañar las células sanas y aumentar el riesgo de infecciones.

Seguir las medidas de seguridad alimentaria

Para prevenir las intoxicaciones o las infecciones, es fundamental lavarse las manos antes y después de manipular los alimentos, lavar bien las frutas y verduras, cocinar bien las carnes y los huevos y evitar los alimentos crudos o caducados.

Alimentación después del tratamiento del cáncer

Después del tratamiento del cáncer, es posible que algunos problemas de alimentación persistan o que aparezcan nuevos. Por ello, es importante seguir una alimentación saludable que ayude a prevenir las recaídas y a reducir el riesgo de otros tipos de cáncer. Para mejorar la nutrición después del tratamiento del cáncer, recomiendo:

Seguir una dieta equilibrada

Es indispensable en esta etapa de la enfermedad, incluir en la dieta diaria alimentos de todos los grupos, tales como cereales integrales, frutas y verduras; legumbres, frutos secos y semillas, lácteos bajos en grasa, carnes magras, pescados y huevos.

Limitar la ingesta de ciertos alimentos

Sugiero limitar el consumo de alimentos procesados, refinados o con alto contenido en azúcar, sal o grasa, como bollería, embutidos, snacks o refrescos.

Disminuir el consumo de carnes rojas

Recomiendo reducir el consumo de carnes rojas, así como también evitar las carnes procesadas o ahumadas que pueden aumentar el riesgo de cáncer de colon o estómago.

Evitar la ingesta de bebidas alcohólicas

El consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de varios tipos de cáncer como el de boca, por lo tanto, se debe evitar la ingesta de bebidas alcohólicas.

Recomendaciones

Aunque en este artículo he dado algunas recomendaciones generales para comer según la etapa del cáncer, es conveniente consultar con un especialista en nutrición que pueda adaptar el plan de alimentación a las necesidades específicas de cada paciente.

Para finalizar

Quiero finalizar este artículo invitandote  a que participes en mi Programa de Nutrición Integral PNC (Prevenir/Nutrir/Curar) Julia Osorio (comidayvida.com). ¡Te espero! Si este post te ha sido útil, recuerda compartirlo.

¿Qué tipo de alimentación debe tener una persona con cáncer?

Una adecuada alimentación es fundamental para la salud de las personas, especialmente para aquellas que padecen cáncer. Los tratamientos de esta enfermedad pueden afectar el apetito, la digestión y la capacidad de absorber los nutrientes que el cuerpo necesita.

Por ello, es importante seguir una dieta equilibrada, variada y segura, que aporte todos los elementos esenciales para el organismo. En el siguiente artículo descubrirás qué tipo de alimentación debe tener una persona con cáncer, qué alimentos se deben incluir y cuáles se deben evitar, así que la invitación es a que continúes leyendo.

Alimentacion con cancer
El paciente con cáncer debe tener una dieta saludable y equilibrada.

La alimentación de una persona con cáncer -esto debes saber

El cáncer es una enfermedad que afecta a millones de personas en el mundo y que para su abordaje requiere de un tratamiento integral que incluya no solo la medicina convencional, sino también el cuidado de la dieta.

Sin duda, la alimentación es un factor clave que ayuda a prevenir y combatir el cáncer, ya que influye en el funcionamiento del sistema inmunológico, en la inflamación, en el estrés oxidativo y en la regulación de los genes. Una alimentación equilibrada puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer, y ayuda a mejorar la calidad de vida de los pacientes, aumentando las posibilidades de curación.

 

Ahora bien, en cuanto al tipo de alimentación debe tener una persona con cáncer, la verdad es que no existe una dieta única para todos los casos, ya que cada paciente tiene unas necesidades y preferencias diferentes. Sin embargo, existen algunos principios generales que se pueden aplicar para elegir los alimentos más beneficiosos para nuestra salud. A continuación, te los enlisto.

La dieta de una persona con cáncer – Principios generales

Estos son los principios que recomiendo considerar para un plan alimenticio saludable de todo paciente que padezca de cáncer:

Consumir alimentos naturales

Es necesario consumir alimentos naturales y variados, evitando los procesados, refinados y con aditivos químicos.

Priorizar frutas, verduras y hortalizas

Recomiendo priorizar el consumo de frutas, verduras y hortalizas, que aportan vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. Consumir al menos cinco raciones al día, preferiblemente crudas o cocinadas al vapor.

Incluir alimentos ricos en proteínas

Se debe incluir alimentos ricos en proteínas de calidad, como las legumbres, los frutos secos, las semillas, los huevos y las carnes magras. Las proteínas son esenciales para la formación y reparación de los tejidos y para el funcionamiento del sistema inmune.

Elegir fuentes saludables de grasas

El aceite de oliva virgen extra, el aguacate, el pescado azul y los frutos secos, son fuentes saludables de grasas que es indispensable incluir en la dieta, pues ayudan a reducir la inflamación, a proteger las células y a transportar las vitaminas liposolubles.

Moderar el consumo de hidratos de carbono simples

Es vital moderar el consumo de hidratos de carbono simples como el azúcar, la harina blanca, el arroz blanco y las patatas. Estos alimentos elevan rápidamente el nivel de glucosa en sangre y favorecen la proliferación de las células cancerígenas.

Evitar o limitar el consumo de alcohol, tabaco, café y té

El alcohol, tabaco, café y té son sustancias pueden interferir con el tratamiento, aumentar la toxicidad y generar radicales libres que dañan las células.

Hidratarse adecuadamente

Es necesario beber suficiente agua y líquidos saludables, como infusiones o zumos naturales. El agua ayuda a eliminar las toxinas, a hidratar las células y a prevenir el estreñimiento.

Recomendaciones

Estos consejos pueden ayudar a mejorar la alimentación de las personas con cáncer. Sin embargo, es importante consultar con un nutricionista antes de hacer cambios en la dieta, ya que cada caso es diferente y puede requerir de unas pautas específicas.

Para finalizar

Si quieres saber más sobre cómo haciendo cambios en tu alimentación puedes prevenir y combatir el cáncer, te invito a unirte a mi Programa de Nutrición Integral PNC (Prevenir/Nutrir/Curar) Julia Osorio (comidayvida.com), en el que ofrezco información, asesoramiento y apoyo a las personas con cáncer y a sus familiares para mejorar su alimentación y su calidad de vida. Para más información, ¡contáctame! Y si piensas que te ha sido útil este contenido, compártelo en tus redes sociales.

¿Cómo se debe de alimentar una persona con cáncer?

La alimentación es un factor clave para la salud y el bienestar de las personas, especialmente de aquellas que padecen una enfermedad como el cáncer. Una buena nutrición puede ayudar a prevenir complicaciones, mejorar la calidad de vida y aumentar las posibilidades de recuperación del paciente. En el siguiente artículo, te explico cómo se debe de alimentar una persona con cáncer, qué alimentos son beneficiosos y cuáles debe evitar.

Alimentacion y cancer
El paciente con cáncer debe alimentarse sanamente.

La alimentación es un aspecto fundamental para la salud y el bienestar de las personas, sobre todo cuando se enfrentan a una enfermedad como el cáncer, debido a que el tratamiento de esta enfermedad puede incluir cirugía, quimioterapia, radioterapia o inmunoterapia, entre otras opciones.

Dichos tratamientos pueden causar efectos secundarios en el paciente, tales como la pérdida de apetito, náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, inflamación, dolor o alteraciones del gusto; los cuales pueden dificultar la alimentación adecuada y provocar desnutrición, pérdida de peso, debilidad o infecciones.

Por eso, es importante que el paciente siga una dieta saludable y equilibrada que le ayude a prevenir o corregir estas complicaciones, a mantener o recuperar el peso corporal, a mejorar su calidad de vida y a potenciar el efecto de los tratamientos médicos.

¿Cómo debe ser la alimentación de una persona con cáncer?

No existe una respuesta única a esta interrogante, ya que las necesidades nutricionales del paciente con cáncer pueden variar según el tipo y la localización del tumor, el estadio de la enfermedad, el tratamiento recibido y las características individuales del paciente.

Sin embargo, yo como Experta en Nutrición te puedo dar algunas recomendaciones generales que pueden servirte de orientación para tener una dieta saludable si eres un paciente con cáncer (o si eres familiar o cuidador de un paciente que padece esta enfermedad):

Consumir alimentos variados y equilibrados

La alimentación del paciente con cáncer debe incluir todos los grupos de alimentos: cereales integrales, frutas y verduras, legumbres, frutos secos, semillas, lácteos, huevos, carnes magras, pescados y aceite de oliva virgen extra.

Evitar la ingesta de alimentos procesados

Se debe evitar o limitar el consumo de alimentos procesados, fritos, grasos, azucarados o salados, así como de bebidas alcohólicas o con cafeína.

Fraccionar la dieta saludable diaria

Recomiendo fraccionar la dieta en varias comidas al día (entre 5 y 6), de pequeño o moderado volumen, para facilitar la digestión y evitar el ayuno prolongado.

Hidratarse adecuadamente

Es importante beber suficiente agua y líquidos (entre 1,5 y 2 litros al día), preferiblemente entre las comidas y no durante ellas, para evitar la sensación de saciedad precoz.

Adaptar el plan alimenticio diario

Es fundamental adaptar la dieta a las posibles alteraciones digestivas que puedan surgir. Por ejemplo:

  • Si hay náuseas o vómitos. Recomiendo ingerir alimentos fríos o a temperatura ambiente, evitar los olores fuertes y masticar bien los alimentos.
  • Si hay diarrea. Aconsejo consumir alimentos astringentes como el arroz blanco, la zanahoria cocida o el plátano maduro.
  • En caso de estreñimiento. Sugiero aumentar el consumo de fibra (frutas con piel, verduras crudas, cereales integrales) y beber más agua.
  • Si hay dificultad para tragar. Se puede optar por alimentos blandos o triturados que faciliten el paso por el esófago.

Recomendaciones

La alimentación de una persona con cáncer debe responder a unos objetivos generales bien establecidos por un experto en nutrición, a través de los cuales se pretende mantener el estado nutricional del paciente, evitar la desnutrición, prevenir o tratar las complicaciones, apoyar el tratamiento y favorecer el bienestar físico y emocional.

Por esta razón, es muy importante que el paciente con cáncer reciba apoyo de un Nutriólogo, profesional que esta capacitado para realizarle una evaluación integral de su estado nutricional y para diseñar un plan de alimentación personalizado según sus necesidades y preferencias particulares. Si aún no cuentas con uno, no te preocupes que estoy aquí para ayudarte, ya que soy Profesional de la Nutrición con una gran trayectoria en mi especialidad.

Para finalizar

La alimentación es un factor que puede influir positivamente en el proceso de recuperación de una persona con cáncer. Por eso, es importante seguir unas pautas nutricionales adecuadas y personalizadas a las necesidades específicas del paciente, que contribuyan a mejorar su estado general y su calidad de vida.

Quiero invitarte a que te unas a mi Programa de Nutrición Integral PNC (Prevenir/Nutrir/Curar) Julia Osorio (comidayvida.com) hoy mismo, ya que a través de este programa te estaré proporcionando todas las herramientas que necesitas para aprender a alimentarte sanamente.

¿Cómo mejorar el Sistema inmune con Nutrición? La Salud intestinal Parte 2: Disbiosis intestinal, Prebióticos y Probióticos. | www.comidayvida.com

En la entrega anterior, comentamos sobre la Higiene bucal, pero hoy seguiremos avanzando a través del intestino para conocer sobre Salud intestinal, su afectación, la cual se refleja a través de la Disbiosis intestinal y cómo recuperar la salud o prevenir el daño con el uso de Prebióticos y Probióticos.

¿En qué consiste la Salud Intestinal?
El intestino es el órgano más apasionante de todo el cuerpo humano, se relaciona con todos los órganos, funciona como un órgano inmune (previene enfermedades) y gracias a él nos mantenemos vivos, fácil y simple, así de maravilloso es.

En Nutrición existe una máxima: “Si el intestino sirve, ¡Úsalo!” Por favor nunca olviden esto.

¿Qué reglas debo seguir para mantener sano a mi intestino?
Para mantener nuestro intestino sano, evitar la inflamación, gases, estreñimiento, diarrea y lo más importante mejorar la Nutrición de nuestro organismo permitiendo la absorción adecuada de nutrientes, entonces debemos:
1. Debes comer al menos 3 comidas principales.
2. Dos consumos entre comidas o botanas sería ideal.
3. ¡Desayuna!
4. Evita ir al gimnasio sin comer, es decir, si han pasado más de 4 horas desde tu última comida deberías de considerar un snack.
5. Elimina los alimentos procesados o al menos redúcelos al máximo.
6. ¿Café? Uno o máximo dos al día.
7. ¿Bebidas con gas? Qué te digo, ¿quién nos dijo que bebiéramos gas?, ¿tienes una idea de cómo altera tu digestión?
8. Frutas y verduras, ¡diario!
9. Alcohol, una vez por semana, bien, eso de la copita de vino diario, para el corazón, ¿en realidad alguien se ha cuestionado de donde vino el primer estudio?
10. Agua, aumenta hasta llegar a 2 litros.
11. Fast food, Finger food, Street food, como le digas, es tan barata que nos cuesta muy caro digerirla.
12. Mastica, la digestión comienza en la boca, así que batiditos milagrosos y pastillas para vivir, alteran tu digestión, provocan problemas de mandíbula y al final, que ¿no es un placer comer?
13. Elimina el estrés, camina, medita, canta, es decir, ¿qué te hace feliz?, ¿cómo puedes sacar el estrés?
14. Duerme, ya, dicen que debemos dormir al menos 7 horas, yo me pregunto cuánta gente lo puede hacer, pero esa es la recomendación, así que trata de dormir todo lo que puedas y asegúrate de que sea un sueño reparador, prográmate para descansar. Si no descansas, es cierto que acumularás peso y aumentarás el riesgo de padecer enfermedades como problemas del corazón y de presión arterial.
15. Evita tomar medicamentos, no tienes una idea cómo afectan a tu organismo, es mejor prevenir.

¿Qué es la disbiosis intestinal?
Se refieren al desequilibrio de las bacterias intestinales, si, tenemos no sólo la boca sino TODO nuestro organismo cubierto por bacterias, virus y hongos, los cuales vivirán con nosotros y se mantendrán en dosis adecuadas como para no dañarte, pero cuando tus defensas bajan aprovechan la oportunidad para manifestarse. Un ejemplo de ello es el Herpes labial, fuego labial o calentura como se le conoce en España, el cuál se manifiesta cuando bajan tus defensas o estas deprimido, ¿te has dado cuenta?

Las bacterias intestinales deben mantenerse en cantidades adecuadas para que todo se mantenga en armonía, pero, si no seguimos la lista anterior poco a poco nuestro cuerpo se dañará, lenta y paulatinamente hasta que el este daño sea irreparable.

El daño llega a ser tan fuerte y como fue acumulándose a lo largo del tiempo, la célula lo ve como algo normal, hasta el punto en que ya no da señales de enfermedad, sólo continúa en el camino de la autodestrucción, como en el cáncer.

¿Cuáles son las bacterias intestinales?
Como mencionamos antes, podemos encontrar todo tipo de bacterias en nuestro organismo, si queremos entender un poco sobre ellas las dividiremos en buenas y malas y las más importantes son:
• Buenas:
o Bifidobacterias. Ayudan a regular las bacterias en el intestino, regulan la respuesta inmune, previenen la formación de tumores y producen vitaminas.
o Escherichia coli. Se invoucran en la producción de vitamina K2 (esencial para la coagulación sanguínea), controla las bacterias que producen enfermedades.
o Lactobacili. Producen vitaminas y nutrientes, potencian el sistema inmune y protegen contra la formación de cáncer.
• Malas:
o Campylobacter. Associadas con infecciones, las cuales se relacionan con el consumo de alimentos contaminados.
o Enterococcus faecalis. Causante de infecciones en pacientes post operados.
o Clostridium difficile. Infecta al intestino y provoca diarrea.

¿Cómo nos ayudan los Prebióticos en la Salud Intestinal?
Los prebióticos son sustancias que no podemos digerir, nos benefician estimulando el crecimiento de bacterias benéficas para la salud intestinal. Producen ácidos grasos de cadena corta, mejoran la absorción de calcio, hierro y magnesio.

¿Dónde encontramos los Prebióticos?
Sus principales fuentes naturales son:
• Alcachofas, papa, puerro, boniato, ajo, cebolla, trigo, avena, cebada, achicoria y plátano.
• Cuando ya está presente una enfermedad intestinal, no será suficiente, se deberá consultar a un Profesional de la Nutrición.

¿Cómo nos ayudan los Probióticos en la Salud Intestinal?
Los probióticos tienen un efecto inmunológico, estimulan las defensas, reduce la toxicidad de tóxicos en los alimentos, mejoran la digestión de los alimentos, mejoran el pH volviendo el ambiente menos ácido para prevenir enfermedades.

¿Dónde encontramos los Probióticos?
Sus principales fuentes naturales son:
• Yogur, aceitunas, kombucha, queso fresco, Sauerkraut o col fermentada, miso y tempeh, chocolate negro, pan de masa madre, microalgas.
• Cuando ya exista enfermedad intestinal, consulta a un Profesional de la Nutrición.

Si quieres aprender más sobre microbiota, te recomiendo pinchar aquí.

En la próxima entrega regresaremos a fortalecer nuestro sistema inmune y la forma más sencilla para lograrlo, por el momento, sigan los 15 puntos mencionados arriba que les ayudarán a hacer frente al Coronavirus COVID-19, pero como sabemos, es mejor prevenir que tratar.

¿Te pareció interesante?, la información es poder, ¡compártelo!

Julia Osorio MSc CD DE
Dietista clínica, Educadora en Diabetes, Coach nutricional y Docente

¿Por qué usamos especias y condimentos para cocinar? | http://www.comidayvida.com

Es maravilloso pensar la herencia que nos dejaron nuestros ancestros, pensar que las especias y condimentos que ahora empleamos de manera tan cotidiana fueron descubiertas al paso de los siglos con ensayo y error, si, eran las brujas y curanderas de las tribus y clanes las encargadas de probarlas y el ensayo y error consistió en probarlas, molerlas con los dientes y agregarlas a cataplasmas o bebidas, pero si no se tenía la técnica ni el conocimiento adecuado podía provocarles la muerte. Así que, debemos agradecerles por hechizarnos con su sabiduría y aromatizar nuestra mesa cada día a día.

Especias y condimentos, una forma sana de mejorar nuestra comida y agradar al paladar

¿Qué son las especias y condimentos?

Se definen como: Productos naturales, obtenidos de semillas secas, frutos, raíces, cortezas u hojas, que ofrecen sabor picante, aroma, color y/o textura especial a los alimentos y platillos.

¿Sabes de donde provienen las especias y condimentos?

Podemos encontrar rastros en todas las culturas: Egipcia, China, Hindú, Mexicana, Española y desde tiempos inmemorables.

Su uso se consideraba tan preciado que en alguna época sólo era permitido para las clases altas y ceremonias especiales. Se utilizaba para la elaboración de los perfumes más caros, se quemaban en palacios y templos, eran un componente importante para embalsamar y para desintoxicar el cuerpo de la mujer durante el parto en los baños de temazcal.

Las especias y condimentos con frecuencia se acompañan de leyendas y relatos que viajaron por pueblos y se fueron modificando a su paso por las diferentes culturas. Su historia es muy amplia y puedes encontrarla aquí.

Mencionadas en muchos textos por citar sólo 2, puedes leer sobre ellas en obras como: Las Mil y una Noches y Cómo agua para chocolate.

Su posesión llegó a ser tan preciado que se les consideró moneda de cambio, como el pago con sal, razón por la que al pago que recibimos por nuestro trabajo se le llama: “salario”. En las culturas griega y romana, se consideraba que poseer eneldo era símbolo de riqueza.

¿Qué cuidados debemos tener con las especias y condimentos?

Es tan común encontrar en todas las cocinas especias que no les prestamos la debida atención, además su venta se ha generalizado tanto que las encontramos en cualquier sitio molidas o pulverizadas y muchas veces sin fecha de caducidad.

Los cuidados que debemos tener para disfrutar y aprovechar todo lo que nos ofrecen las especias y condimentos son:
1. No las compres pulverizadas, si compras canela o pimienta, es mejor molerlas antes de cocinar en un mortero o molcajete.
2. No las guardes en el refrigerador, la humedad elimina sus aromas y puede generar el desarrollo de moho y dañarlas.
3. Aléjalas del calor y de la luz, sus aceites y aromas volátiles se verán afectados. Entonces, almacénalos en una repisa o anaquel bien ventilado, sin luz directa.
4. Revisa con frecuencia la fecha de caducidad, ¿No te has encontrado alguna vez un frasco de especias que caducó hace 3 años?
5. Importante, siempre agrégalas al final del guiso para que no se pierdan sus aromas durante la cocción.

Las especias y condimentos ¿Para comer o para curar?

Ambos, veamos de las más frecuentes, sus usos curativos y/o el platillo en que podemos emplearlos.

  • Azafrán: Sabor amargo, es aromático, mejora el sabor y color de los platos. Se emplea para teñir quesos, mantequilla y para dar color a paellas, bouillabaise francesa, comida turca y de medio oriente. Empleada con mariscos, panes, postres y bebidas.
  • Ajo: De olor fuerte y picante. Se emplea en brotes tiernos con espárragos, pero es más popular en bulbo. Utilizado en sopas, arroces, caldillos, con leguminosas, salsas, aves, carnes y pescados. Se emplea para el control de cardiopatías, mejora la circulación y reducir la presión arterial.
  • Vainilla: Ofrece un agradable sabor caramelo, es cremosa y su aroma es a maderas finas. Presentada en líquido o en polvo es empleada con platos dulces como natillas, helados y galletas.
  • Pimienta: Si debemos elegir entre la negra, rosa, verde y blanca, nos quedamos con esta última por ser más potente y la verde, la más dulce. Excelente para combinarla con carnes, salsas, pastas y patés.
  • Nuez moscada: De aroma resinoso, cálido y perfumado. Se emplea en sopas, salsas bechamel, verduras de hoja verde, coles, papa y calabaza. Debe consumirse en dosis bajas, en altas, produce efectos tóxicos.
  • Jengibre: Raíz que se emplea fresca, deshidratada, en polvo, zumo o aceite. Genial con carnes, aves y pecados, en vinagretas, postres, batidos e infusiones. En la medicina tradicional se emplea para reducir gases, malestares gastrointestinales, también es calmante, antiemético, antiinflamatorio, reduce infecciones, tos y estimula la circulación.
  • Curry: Mezcla de condimentos, hierbas y especias empleado en estofados de la cocina India. Genial con aves, carnes, arroz, ensalada de garbanzos y verduras como calabacín.
  • Cúrcuma: Raíz con un color amarillo-anaranjado aporta un color característico y un sabor dulzón con toque amargo y picante a nuestras recetas. Es ideal en la preparación con patatas, coliflor, cereales como la polenta y berenjenas.
  • Comino o Alcaravea: Potencian el sabor de los platillos con un aroma contundente. Empleados en sopas, frijoles, alubias, verduras como la col y con carnes.
  • Clavo: De sabor y aroma fuerte, picante y amargo, provoca una sensación de frío en boca, lo que adormece y relaja, antídoto natural en dolores de muelas. Se emplea en postres, con repollo morado y con carne de cerdo.
  • Anís: Semillas pequeñas con sabor y aroma intenso. Excelente para emplearse con aves, frutas y panes.
  • Pimentón, paprika o achiote: Con variedades dulces a picantes empleados para dar color, sabor ahumado, amargo y apimentado a los alimentos, especialmente las carnes, embutidos, huevos, mariscos, arroces y pastas, raíces, leguminosas, salsas y panes. En la industria se utilizan para intensificar el sabor y como colorante de lácteos, margarinas, aceites.
  • Canela: empleada en raja para hervir con frutas como la manzana o para dar el toque final a un postre como el arroz con leche o natilla.
  • Cebolla: Sabor fuerte, intenso y picante. Empleada en sopas, arroces, raíces, leguminosas, carnes, aves, pescados, ensaladas frescas y salsas. Excelente para mejorar la circulación.
  • Chiles, guindillas, pimientos o ajís: Podemos encontrarlo en una amplia variedad de colores y su intensidad es inversa a su tamaño. Casa muy bien con dulce o con salado. Pese a la irritación que provoca en papilas gustativas, olfato y tráquea, se le considera protector contra el cáncer de estómago, se emplea en cataplasmas contra quemaduras y para reducir cólicos y dolores musculares.
  • ¿Quieres recetas? Da click aquí.

    ¿Podemos utilizar las especias y condimentos para controlar enfermedades?

    Podemos mencionar estos usos adicionales:

    Hipertensión arterial: Por su sabor, podemos emplearlas para dar olor y sabor a los alimentos, lo que nos ayudará a reducir la cantidad de sal y por lo tanto, controlar la presión arterial.

    Obesidad: El uso de especias y condimentos nos ayuda a reducir la cantidad de grasa y sal, lo cual ayudará a disminuir el contenido calórico.

    Problemas gastrointestinales: El azafrán y jengibre los reduce.

    Cuidado con el exceso en el uso de especias y condimentos en ciertas enfermedades.

    Cuidado con:

    Emplear anís de estrella, se creía en la antigüedad que era útil en los cólicos infantiles y a los niños se les hacía beber una infusión, sin embargo, nuevos estudios han demostrado que puede provocar retraso mental.

    El caldillo de tomate es una preparación ácida difícil de digerir en gastritis.
    En pacientes que reciben radio o quimioterapia, es recomendable cuidar la cantidad de especias y condimentos empleados, ya que un platillo con olor fuerte puede aumentar las náuseas.

    El ajo crudo es difícil de digerir y se transpira, provocando reacciones desagradables. Por lo que, si queremos consumirlo diariamente, será mejor en forma de cápsulas deodorizadas.

    Podemos concluir entonces, que las especias y condimentos son maravillosas y con sólo agregarlas a nuestros platillos podemos disfrutar de grandes experiencias culinarias, se encuentran al alcance de todos, estimulan el apetito y poseen propiedades curativas, así que a disfrutarlas y sacarles el mayor provecho.

    ¿Qué te pareció? Me encantaría leer tus comentarios y no olvides compartirlo.

    Julia Osorio
    Nutricionista clínica, Educadora en diabetes