Alimentación consciente

Falta de Energía: Cómo los Jarabes de Maltosa Pueden Estar Saboteando tu Vitalidad | www.comidayvida.com

¿Te sientes cansado, irritable o con falta de concentración? ¿Te cuesta mantener el ritmo de tus actividades diarias? ¿Sientes que necesitas un café o un dulce para seguir adelante? Si has respondido sí a alguna de estas preguntas, puede que estés sufriendo los efectos negativos de los jarabes de maltosa en tu alimentación.

 

Los jarabes de maltosa son un tipo de azúcar que se añade a muchos alimentos procesados, como galletas, cereales, refrescos, salsas, yogures y helados. Su función es dar sabor, textura y conservación a estos productos, pero también tienen un impacto negativo en tu salud y tu energía. ¿Lo sabías? ¿Quieres mantener la vitalidad? Sigue leyendo …

¿Cómo actúan en tu cuerpo los jarabes de maltosa?

Los jarabes de maltosa elevan rápidamente el nivel de azúcar en sangre, lo que provoca una liberación de insulina por parte del páncreas. La insulina es la hormona encargada de regular el metabolismo de los carbohidratos y de facilitar la entrada de glucosa en las células para que se pueda usar como energía.

Sin embargo, cuando hay un exceso de azúcar en sangre, la insulina también tiene el efecto de almacenar el excedente como grasa. Además, al poco tiempo, el nivel de azúcar en sangre baja bruscamente, lo que genera una sensación de hambre, ansiedad y fatiga. Este ciclo se repite cada vez que consumes alimentos con jarabes de maltosa, lo que afecta a tu salud física y mental ya que se pierde el control de azúcar en sangre.

¿Cómo puedes evitar los jarabes de maltosa, mejorar tu energía y evitar picos de azúcar?

La clave está en leer las etiquetas de los alimentos que compras y evitar aquellos que contengan este tipo de azúcar. También es importante evitar alimentos procesados y optes por opciones más naturales y saludables. Te sorprenderá saber cuánto jarabe de maltosa en alimentos puedes encontrar.

En este video te muestro qué productos contienen jarabe de maltosa, clic aquí 

Energía y alimentación. ¿Se puede lograr una energía sostenible?

Puedes encontrar alimentos energizantes sin necesidad de lastimar a tu organismo:

  • Frutas y verduras frescas: son ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra, que te ayudan a regular el azúcar en sangre y a nutrir tu organismo.
  • Cereales integrales: son fuentes de carbohidratos complejos, que se digieren más lentamente y te proporcionan energía durante más tiempo.
  • Proteínas magras: como el pollo, el pescado, los huevos o las legumbres, te aportan aminoácidos esenciales para la formación de músculos y tejidos, así como para la producción de neurotransmisores que regulan tu estado de ánimo.
  • Grasas saludables: como el aceite de oliva, los frutos secos, las semillas o el aguacate, te ofrecen ácidos grasos esenciales para el funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso, así como para la protección celular.
Los alimentos naturales y saludables te ayudan a mantener una energía sostenible.

¿Y los hábitos?

Además de cuidar tu alimentación, también es importante que adoptes un estilo de vida saludable que incluya ejercicio físico regular, descanso adecuado e hidratación suficiente. Estos hábitos te ayudarán a mejorar tu salud y tu vitalidad.

Los jarabes de maltosa contenidos en productos industrializados, jugos «naturales» envasados y bebidas carbonatadas provocan picos de azúcar que suben y bajan tu energía sin control, te invito a leer etiquetas de alimentos.

Recuerda que la energía es un recurso valioso que debes cuidar y optimizar. Al evitar los jarabes de maltosa y seguir una alimentación consciente y una nutrición equilibrada, podrás sentirte más activo, feliz y saludable.

Conclusión

Poco a poco, entre los productos industrializados se han incluido jarabes que afectan la salud. El aumento en la presencia de diabetes no es casualidad porque como pudiste leer cada vez más jarabes se incluyen sin que nos lo indique el fabricante. Se trata sólo de hábitos alimenticios saludables y que seas consciente lo que llevas a tu boca

Es tú decisión si deseas tomarlos, sólo recuerda, provocan adicción y enfermedades graves. Si deseas aprender más de Nutrición y Salud te invito a leer nuestros posts, si quieres ayuda para lograr tus metas te invito a conocer el Programa PNC y si quieres aprender cómo cuidar tu salud, tenemos cursos de salud para tí ¡No olvides comportarlo!

 

Noticia importante:

Si eres de las personas que ha comprendido que se trata de aprender a cuidar su salud, tenemos cursos que te pueden interesar, que te llevarán de la mano para que comprendas porqué se provocan los síntomas y las enfermedades y todas las opciones que tienes en Nutrición y Salud para controlarlas. Te esperamos

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…

Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente

Los gases intestinales pueden causar hinchazón, dolor y malestar.

Exceso de Gases: Cómo los Hábitos Alimenticios y el Estrés Afectan tu Digestión | www.comidayvida.com

¿Te has sentido incómodo o avergonzado por tener gases intestinales? No estás solo. Los gases intestinales son un problema digestivo muy común que afecta a muchas personas. El estrés y los hábitos alimenticios influyen, pero ¿cómo los puedes prevenir o aliviar?

En este artículo te explicamos cómo los hábitos alimenticios y el estrés influyen en tu bienestar digestivo y te damos algunos consejos para mejorar tu salud gastrointestinal.

Hábitos alimenticios y gases

– Algunos alimentos son más propensos a producir gases que otros, como las legumbres, los lácteos, los cereales integrales, las verduras crucíferas, las frutas secas y los alimentos ricos en fibra. Estos alimentos contienen carbohidratos que no se digieren completamente en el intestino delgado y pasan al colon, donde las bacterias los fermentan y liberan gases.

– La forma de comer también influye en la cantidad de gases que se generan. Comer rápido, masticar poco, hablar mientras se come o tragar aire son hábitos que favorecen la entrada de aire en el tracto digestivo y aumentan la presión abdominal. Para evitar esto, se recomienda comer despacio, masticar bien, cerrar la boca al comer y evitar el chicle y las pajitas.

– Otra forma de reducir los gases es evitar bebidas con gas, como los refrescos, el agua con gas o la cerveza. Estas bebidas contienen dióxido de carbono que se libera en el estómago y puede causar hinchazón, eructos y flatulencias.

Si quieres aprender un poco más, clic aquí

Estrés y digestión

El estrés es otro factor que puede afectar negativamente a la digestión y provocar gases. El estrés activa el sistema nervioso simpático, que prepara al cuerpo para la acción y reduce el flujo sanguíneo al sistema digestivo. Esto puede alterar el movimiento de los músculos intestinales, ralentizar el vaciado gástrico y favorecer el crecimiento de bacterias que producen gases.

Para mejorar la digestión y prevenir los gases, es importante un adecuado manejo del estrés. Algunas técnicas que pueden ayudar son la respiración profunda, la meditación, el yoga, el ejercicio físico o las actividades placenteras. También se puede practicar la alimentación consciente, que consiste en prestar atención a lo que se come, cómo se come y cómo se siente el cuerpo durante y después de comer.

Tratamiento de la hinchazón y los gases

Aunque los gases no suelen ser un signo de una enfermedad grave, pueden causar molestias e interferir con la calidad de vida. Por eso, es conveniente tratarlos cuando se presentan. Hábitos para eliminar gases y que ayudan en los problemas digestivos como para el alivio de la hinchazón y los gases son:

  • Tomar infusiones de plantas carminativas, como el anís, el hinojo, la menta o el comino. Estas plantas ayudan a expulsar los gases y a relajar los músculos del intestino.
  • Masajear el abdomen con movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj. Esto estimula el tránsito intestinal y facilita la eliminación de los gases.
  • Aplicar calor local en el abdomen con una bolsa de agua caliente o una manta eléctrica. El calor relaja los músculos abdominales y alivia el dolor causado por los gases.
  • Tomar medicamentos antiflatulentos o probióticos. Los antiflatulentos ayudan a disolver o expulsar los gases, mientras que los probióticos mejoran el equilibrio de la flora intestinal y previenen la formación excesiva de gases.
Comer rápido, masticar con la boca abierta, consumir bebidas con gas más estrés, son la combinación perfecta para producir gases en exceso.


Algunos alimentos son más propensos a producir gases que otros.

Conclusión

Los gases intestinales son un problema digestivo muy frecuente que puede estar relacionado con los hábitos alimenticios y la reducción del estrés. Para mejorar la salud gastrointestinal y prevenir o aliviar los gases, se recomienda seguir una dieta equilibrada. Si necesitas ayuda, consulta a una Profesional de la Nutrición.

Para una digestión saludable debes evitar los alimentos flatulentos y las bebidas con gas, comer despacio y masticar bien, practicar la alimentación consciente y manejar el estrés de forma adecuada. Si los gases persisten o causan mucho malestar, se puede recurrir a remedios naturales que ayuden a eliminarlos.

¿Te gustó este contenido? Si te gustó y deseas compartirlo con otras personas, ¡hazlo!

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…

 Julia Osorio MSc CD DE

Nutrióloga clínica

Educadora en diabetes

Docente

El reflujo gastroesofágico puede causar síntomas como ardor, dolor y tos.

Reflujo Gastroesofágico: Cómo Regular tus Hábitos Alimenticios para Aliviarlo | www.comidayvida.com

El reflujo gastroesofágico (RGE) es una condición que se produce cuando el ácido del estómago sube hacia el esófago, lo que se conoce como reflujo ácido, causando síntomas como ardor, dolor, regurgitación y tos. El RGE puede afectar la calidad de vida de las personas que lo padecen y aumentar el riesgo de complicaciones como esofagitis, úlceras y cáncer de esófago.

Lo más recomendable es adoptar hábitos de alimentación saludable que ayuden a prevenir y aliviar el reflujo gastroesofágico y los problemas digestivos que provoca.

Continúa leyendo porque en este artículo te explicamos cómo regular tus hábitos alimenticios para aliviar el RGE y mejorar tu salud digestiva.

Horarios de comidas

Es importante establecer una rutina de comidas y evitar saltarse el desayuno, el almuerzo o la cena. Lo ideal es comer cada 3 o 4 horas, sin hacer comidas muy abundantes ni muy rápidas. También se debe evitar comer justo antes de acostarse, ya que esto favorece el reflujo nocturno. Lo recomendable es cenar al menos 3 horas antes de ir a dormir y elevar la cabecera de la cama unos 15 centímetros.

Beber agua durante las comidas

Algunas personas creen que beber agua durante las comidas diluye los jugos gástricos y facilita la digestión, pero en realidad puede tener el efecto contrario. Beber agua durante las comidas puede aumentar el volumen del estómago y presionar el esfínter esofágico inferior, lo que facilita el reflujo del ácido hacia el esófago. Lo mejor es beber agua fuera de las comidas, preferiblemente media hora antes o después.

Si quieres conocer una licuado para controlar el RGE, clic aquí

Aliviar el reflujo gastroesofágico

Además de regular los horarios y la cantidad de agua que se bebe durante las comidas, existen otros hábitos alimenticios que pueden ayudar a aliviar el reflujo gastroesofágico. Algunos de ellos son:

  • Control de la acidez estomacal, que se logra si evitas los alimentos desencadenantes del RGE, como los cítricos, el tomate, el chocolate, la menta, las bebidas con cafeína o alcohol, las comidas picantes o grasosas y los productos lácteos enteros todos estos son alimentos desencadenantes del Reflujo GE.
  • Mejorar la digestión, consumir alimentos que favorezcan la digestión y reduzcan la acidez, como las frutas no ácidas (manzana, pera, plátano), las verduras (zanahoria, calabaza, brócoli), los cereales integrales (avena, arroz, quinoa), las carnes magras (pollo, pavo, pescado) y los productos lácteos desnatados (yogur, queso fresco).
  • Estilo de vida y salud digestiva, mastica bien los alimentos y come despacio, para facilitar la digestión y evitar tragar aire, lo que evita la distensión abdominal y el reflujo.
  • No fumar ni masticar chicle, ya que ambos hábitos estimulan la producción de ácido gástrico y relajan el esfínter esofágico inferior.
Es importante regular tus horarios de alimentación, evita beber agua durante las comidas y disminuye la cantidad.
Esto te ayudará a disminuir el reflujo.
Los hábitos alimenticios saludables son clave para controlar el reflujo gastroesofágico.

Para concluir.

El reflujo gastroesofágico es una condición que se puede controlar con un tratamiento natural basado en regular los hábitos alimenticios. Siguiendo estas recomendaciones podrás mejorar tu digestión, reducir la acidez y prevenir las complicaciones del RGE ya que estas medidas te ayudarán en la reducción de la acidez.

Recuerda que también es importante mantener hábitos de alimentación saludable, un peso adecuado, hacer ejercicio moderado y consultar con un profesional de la Nutrición.

¿Te gustó este contenido? Espero que sí, recuerda visitar mi blog con frecuencia, ya que todas las semanas público contenidos sobre nutrición y si lo que buscar en orientación sobre cómo recuperar tu salud tenemos el Programa PNC, ¡te invito a conocerlo!

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…

 Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente