¿Cómo se relaciona la depresión con los trastornos alimenticios?

La depresión y los trastornos alimenticios son dos problemas de salud mental que afectan a muchas personas en el mundo. Pero, ¿cómo se relacionan entre sí? Es el tema que estaré analizando en el siguiente artículo, en el que además ofreceré algunas recomendaciones desde el punto de vista nutricional para prevenir y tratar estos trastornos, así como para apoyar a las personas que los sufren.  Lee el artículo completo hasta el final.

Depresion trastornos alimentacion
La depresión y los trastornos alimenticios tienen una estrecha relación.

Relación entre depresión y trastornos alimenticios

Los trastornos alimenticios son problemas graves que afectan la salud física y mental de las personas que los padecen. Entre los más comunes se encuentran la anorexia nerviosa y la bulimia. Estos trastornos se caracterizan por una relación inadecuada con la comida, el peso y la imagen corporal, que puede llevar a conductas extremas como el ayuno, los atracones, las purgas o el ejercicio físico excesivo.

Uno de los principales factores que puede influir en el desarrollo de estos trastornos es la depresión, trastorno del estado de ánimo que se manifiesta por una profunda tristeza, pérdida de interés, baja autoestima, culpa, apatía y aislamiento social. Estos síntomas pueden afectar la manera en que las personas se ven a sí mismas, quienes pueden sentir una insatisfacción con el aspecto de sus propios cuerpos.

Ahora bien, entre estos dos trastornos existe una estrecha relación, la cual puede ser bidireccional, es decir, que uno puede causar o agravar al otro. Por un lado, la depresión puede hacer que las personas busquen en la comida una forma de aliviar su malestar emocional, o que se castiguen a sí mismas restringiendo o eliminando lo que comen. Por otro lado,pueden provocar cambios químicos en el cerebro que favorecen la aparición o el curso de un estado depresivo.

Recomendaciones

Es importante detectar y tratar a tiempo tanto la depresión como los trastornos de la alimentación, de forma integral. El tratamiento debe abordar los aspectos psicológicos, nutricionales y médicos de cada caso, así como contar con el apoyo familiar y social del afectado.

Algunas de las opciones terapéuticas que han demostrado efectividad para el tratamiento de estas alteraciones son la psicoterapia individual o grupal, los medicamentos antidepresivos o estabilizadores del ánimo, los grupos de autoayuda y los programas de educación nutricional.

Para finalizar

La depresión y los trastornos alimenticios son dos problemas de salud mental que se relacionan entre sí de forma compleja y que tienen un gran impacto en la calidad de vida de las personas que los padecen. Por ello, es importante detectarlos precozmente, para que la persona afectada reciba un tratamiento adecuado que permita evitar complicaciones mayores.

Asimismo, es necesario que las personas tengan un plan de alimentación saludable y una autoimagen positiva. Por ello que quiero invitarte a que te unas a mi Programa de Nutrición Integral PNC (Prevenir/Nutrir/Curar) Julia Osorio (comidayvida.com) hoy mismo, ya que a través de este programa te estaré proporcionando todas las herramientas que necesitas para aprender a alimentarte sanamente.

Quiero que aprendas a mejorar también tu forma de relacionarte con los alimentos y contigo mismo: porque deseo que estés saludable y que te sientas bien, por eso estoy aquí, para ayudarte. Recuerda visitar mi blog todas las semanas, ya que con frecuencia estoy publicando contenidos sobre nutrición que pueden ser de tu interés. Si te ha gustado  este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *