Fragilidad Ósea: Cómo Mantener tus Huesos Fuertes y Saludables | www.comidayvida.com

Los huesos son el soporte de nuestro cuerpo, pero con el paso del tiempo pueden perder fuerza y densidad, lo que aumenta el riesgo de sufrir fracturas. La osteoporosis es una enfermedad que afecta a la salud ósea y se caracteriza por una disminución de la masa ósea y un deterioro de la estructura de los huesos.

Según la Organización Mundial de la Salud, se estima que más de 200 millones de personas en el mundo padecen osteoporosis, y que una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres mayores de 50 años sufrirán al menos una fractura osteoporótica en su vida. Te invito a seguir leyendo…

¿Es posible detener la fragilidad ósea?

La buena noticia es que existen formas de prevenir y tratar la fragilidad ósea, y que podemos adoptar hábitos saludables que nos ayuden a mantener nuestros huesos fuertes y sanos. En este artículo te contamos qué factores influyen en la salud ósea, qué ejercicios son beneficiosos para los huesos, qué alimentos debes incluir en tu dieta para favorecer la formación de tejido óseo, y qué medidas puedes tomar para evitar las caídas y las lesiones.

Factores que afectan a la salud ósea

La salud ósea depende de varios factores, algunos de los cuales podemos modificar y otros no. Entre los factores no modificables se encuentran:

La edad: Con el paso de los años, los huesos pierden densidad y se vuelven más frágiles. Esto se debe a que el proceso de renovación ósea se hace más lento y se produce una mayor resorción (destrucción) que formación de tejido óseo.

Si quieres conocer cómo se daña el hueso da clic aquí.

El sexo: Las mujeres tienen un mayor riesgo de sufrir osteoporosis que los hombres, especialmente después de la menopausia, cuando disminuyen los niveles de estrógenos, una hormona que protege los huesos.

El ejercicio físico es fundamental para mantener la salud ósea.

La genética: La herencia familiar influye en la cantidad y calidad de masa ósea que tenemos. Si tenemos antecedentes familiares de osteoporosis o fracturas, tenemos más probabilidades de desarrollar esta enfermedad.

La raza: Las personas de raza blanca o asiática tienen una menor densidad ósea que las personas de raza negra o hispana, lo que las hace más propensas a sufrir fracturas.

Entre los factores modificables se encuentran:

  • Dieta para huesos fuertes: La atrofia ósea también significa atrofia muscular y una dieta equilibrada y rica en calcio, vitamina D y otros nutrientes es esencial para la formación y el mantenimiento de los huesos. El calcio es el mineral más abundante en los huesos y se encarga de darles resistencia y rigidez. La vitamina D facilita la absorción del calcio en el intestino y su fijación en los huesos. Otros nutrientes importantes son el fósforo, el magnesio, el zinc, el cobre, el manganeso, el boro y las vitaminas A, C y K.

 

Lo que no se usa se atrofia, si pasas mucho tiempo sentado o acostado también, evita que tus huesos se debiliten. ¡Recuerda! Movilidad y salud ósea.
  • ¿Ejercicio para huesos? El ejercicio físico regular estimula la formación de tejido óseo, es decir la actividad física y la salud ósea van de la mano y previene la pérdida de masa muscular (atrofia), que también contribuye a la estabilidad y movilidad del esqueleto. Los ejercicios más beneficiosos para los huesos son los que implican un impacto o una resistencia, como caminar, correr, saltar, bailar, entrenamiento de resistencia o hacer yoga.
  • El estilo de vida: Prevenir debilidad ósea debe ser tú prioridad, algunos hábitos perjudiciales para la salud ósea son el consumo excesivo de alcohol, tabaco o cafeína, el sedentarismo, el estrés crónico o la exposición insuficiente al sol (fuente natural de vitamina D).
  • Los medicamentos: Los fármacos afectan negativamente a la salud ósea si se usan durante mucho tiempo o en dosis altas. Sólo por mencionar algunos, entre ellos se encuentran los corticoides, los anticonvulsivantes, los anticoagulantes, los inhibidores de la bomba de protones o algunos tratamientos hormonales. Y si quieres es lograr la prevención de fracturas evita el consumo de medicamentos.

En conclusión

La fragilidad ósea se provoca por la falta de movimiento e inactividad, esto es un estilo de vida sedentario, por una mala alimentación y por el uso de medicamentos.

Los huesos se pueden fortalecer con ejercicio, con alimentación balanceada y lo más importante, no es obligatorio padecer fragilidad ósea, puedes tener huesos fuertes en la vejez, solo nutre a tu cuerpo, se necesita mantenerse activo y si lo necesitas consulta a un profesional de la nutrición en busca de orientación.

¿Le puede servir a alguien?, ¡Envíaselo! es hora de hacer conciencia y de recuperar nuestra salud. Y si buscas ayuda, te invito a ser parte de nuestro Programa PNC donde de manera personalizada te acompañaremos a mejorar tu calidad de vida.

Recuerda que tu salud es lo MÁS importante que tienes, es hora de recuperarla…

Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *