Actividad Física vs. Ejercicio: Encuentra el Equilibrio para una Vida Activa y Saludable | www.comidayvida.com

¿Sabías que la actividad física y el ejercicio no son lo mismo? Aunque ambos son importantes para la salud y el bienestar, tienen diferencias que debes conocer para aprovechar al máximo sus beneficios. En este artículo te explicamos qué es cada uno, cómo incorporarlos en tu rutina diaria y qué beneficios te aportan.

 

¿Qué es la actividad física?

La actividad física es cualquier movimiento corporal que requiere energía. Puede ser desde caminar, subir escaleras, hacer las tareas del hogar, bailar, jugar con los niños o pasear al perro. La actividad física se puede hacer en cualquier momento y lugar, y no requiere de un plan específico ni de un equipo especial para lograr tener actividad diaria.

 

¿Qué es el ejercicio?

El ejercicio es un tipo de actividad física que se hace de forma planificada, estructurada y repetitiva, con el objetivo de mejorar o mantener la condición física. El ejercicio se puede clasificar en aeróbico (como correr, nadar o andar en bicicleta), anaeróbico (como levantar pesas o hacer abdominales) o mixto (como el entrenamiento por intervalos o el circuito).

Te comparto un video para ejercicios de piernas y glúteos.

¿Cómo encontrar el equilibrio entre la actividad física y el ejercicio?

Para llevar un estilo de vida activo y saludable, lo ideal es combinar la actividad física y el ejercicio de forma equilibrada. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se recomienda para lograr los beneficios de la actividad física, hacer al menos 150 minutos de actividad física moderada o 75 minutos de actividad física intensa por semana, además de dos o más días de ejercicios de fortalecimiento muscular.

Recuerda moverte cada día y caminar 10 mil pasos al día y hacer ejercicio 4 días a la semana de 30 a 60 minutos.

Estas son algunas ideas para lograrlo:

– Crea hábitos de actividad física: Intenta reducir el tiempo que pasas sentado o inactivo, y aprovecha cualquier oportunidad para moverte más. Por ejemplo, puedes caminar al trabajo o a la escuela, usar las escaleras en lugar del ascensor, levantarte cada hora para estirarte o hacer una pausa activa.

– Caminar 10,000 pasos al día: Una forma sencilla de medir tu nivel de actividad física es contar los pasos que das al día. Se estima que caminar 10,000 pasos al día equivale a unos 30 minutos de actividad física moderada. Puedes usar un podómetro, una pulsera inteligente o una aplicación en tu celular para llevar un registro de tus pasos y motivarte a alcanzar tu meta y de esta manera moverse diariamente.

¿Es sano caminar 10,000 pasos al día?

– Hacer ejercicio regular: Elige una rutina de ejercicio que te guste y se adapte a tus necesidades y objetivos. Puedes hacerlo solo o acompañado, en casa o al aire libre, con música o sin ella. Lo importante es que lo hagas con frecuencia, intensidad y duración adecuadas, y que respetes tu ritmo y tus límites con ejercicio saludable.

Equilibrio de actividad: Variar la rutina, te ayuda a evitar el aburrimiento y el estancamiento, es bueno cambiar tu rutina de ejercicio cada cierto tiempo. Puedes probar nuevas modalidades, alternar entre ejercicios aeróbicos y anaeróbicos, aumentar la dificultad o la velocidad, o incorporar elementos como pesas, bandas elásticas o pelotas.

Hacer ejercicio regularmente mejora tu condición física y previene enfermedades.

¿Qué beneficios tiene la actividad física y el ejercicio para la salud?

La actividad física y el ejercicio tienen múltiples beneficios para la salud física y mental. Algunos de ellos son:

– Mejoran el funcionamiento del sistema cardiovascular, respiratorio, muscular y óseo.

– Previenen o ayudan a controlar enfermedades como la obesidad, la diabetes, la hipertensión, el colesterol alto, la osteoporosis o el cáncer.

– Favorecen el mantenimiento o la pérdida de peso, según sea el caso.

– Aumentan la fuerza, la resistencia, la flexibilidad y el equilibrio.

– Mejoran el estado de ánimo, la autoestima, la confianza y la motivación.

– Reducen el estrés, la ansiedad, la depresión y el riesgo de demencia.

– Potencian la memoria, la atención, la creatividad y el aprendizaje.

– Fomentan las relaciones sociales y el sentido de pertenencia.

Como ves, la actividad física y el ejercicio son dos pilares fundamentales para una vida activa y saludable, evita tener un estilo de vida sedentario. No importa tu edad, tu condición física o tu preferencia, lo importante es que te muevas y disfrutes de los beneficios que te brindan. Recuerda que siempre es bueno consultar con tu profesional de nutrición antes de iniciar o modificar tu rutina de actividad física o ejercicio, especialmente si tienes alguna enfermedad o limitación para lograr salud y bienestar.

Si necesitas ayuda, te invitamos a visitarnos, nuestro Programa PNC te ofrece la atención personalizada que necesitas con alimentación, ejercicio e hidratación. ¡Te esperamos!

Recuerda que es salud, es lo más importante que tienes…

Julia Osorio MSc CD DE
Nutrióloga clínica
Educadora en diabetes
Docente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *