abril 2018

Intolerancia al Gluten ¿Existe? | www.comidayvida.com

Mucho se ha escrito sobre el gluten, si debemos o no consumirlo, pero, en verdad ¿todos tenemos Intolerancia al Gluten o Celiaquía?, ¿será cierto que es la causa de todos nuestros males? En esta publicación, vamos a revisar qué es y si en verdad deberíamos evitarlo ya que, en toda Europa, sólo el 1% de la población la padece.

¿Qué es el Gluten?

Un componente del trigo, la cebada y el centeno es el gluten, proteína que permite que cuando elaboras un pan, se esponje. Si quieres leer un poco más, da click aquí.

Alimentos que contienen gluten

¿Cómo identificar la Intolerancia al Gluten?

Primero, es importante saber si se padece de Intolerancia, Alergia o Celiaquía relacionada con el Gluten, haciendo pruebas de tolerancia, es simple, comienza haciendo tu consumo habitual de pan y sus derivados y si detectas alguna reacción en después del consumo:
a) La siguiente hora, puede ser Alergia al trigo. Más frecuente en niños, pero puede presentarse en adultos.
b) Horas o días, Intolerancia al trigo o gluten. Puede encontrarse a cualquier edad.
c) Horas o días, podrías estar frente a la Enfermedad de los pacientes celiacos (Celiaquía). Frecuente en niños si es hereditario, pero podemos encontrarlo a cualquier edad.

Segundo, si presentas alguna de estas reacciones, de forma leve, elimina los alimentos que contengan trigo por una semana y observa tu digestión.

Tercero, si las reacciones son fuertes, dolores intestinales y diarrea dolorosa, es importante que acudas al médico para que se realice una prueba diagnóstica.

¿Podemos identificar qué tipo de reacción presentas al Gluten?

Podemos encontrar uno o varios de los siguientes síntomas que pueden presentarse de forma leve a grave, como son:
Alergia al trigo: náusea, vómito, diarrea, problemas de piel, asma, laringitis, dolor de cabeza, aumento de la presión arterial.
Intolerancia al trigo: úlceras en boca, dolor de cabeza, inflamación intestinal, picazón, dolor y en niños: fatiga, irritabilidad o hiperactividad.

En Celiaquía: Sensación de llenura temprana, dolor de estómago, gases, diarrea, deficiencia de vitaminas y minerales, fatiga, problemas de piel, artritis y/o pérdida de peso.

Vegetarianismo ¿Moda o Estilo de vida? | www.comidayvida.com

Las nuevas modas y tendencias como el Vegetarianismo y todas sus variantes han modificado tanto los hábitos de alimentación hasta convertirla en no pocas ocasiones en trastornos de alimentación

¿Qué es el vegetarianismo?

Deberíamos comenzar por definir vegetarianismo y algunas de sus variantes:

  • Vegetarianismo: Vegetariano es alguien que consume una dieta de granos tubérculos, legumbres, nueces, semillas, vegetales, frutas, hongos, algas, levadura, miel, y sal.
  • Veganos: Vegetarianos que se abstienen de consumir leche, huevos o miel.
  • Ovovegetarianos: Consumen huevo, rechazando la leche y sus derivados.
  • Lactovegetarianos: Incluyen leche, pero no huevos.
  • Ovolactovegetarianos: Incluyen productos lácteos y huevos.
  • Semi-vegetarianismo: Pescados, huevos y derivados lácteos.
  • Frutivoros: Sólo frutas y frutos secos.
  • Pescatarianos: Sólo pescado y vegetales.
  • Paleo:  Consumir aquellos alimentos que se consumían en el paleolítico.

¿Es la solución, convertirnos al vegetarianismo?

Si bien comprendo como profesional de la Salud, que siempre estamos en la búsqueda del Santo Grial, esa fuente de la eterna juventud o tl vez es que somos más conscientes de nuestro medio ambiente y de la huella de carbono que vamos dejando a nuestro paso.

Entiendo y respeto que por motivos religiosos se elimine algún alimento y/o se favorezca la elaboración de los alimentos en preparaciones especiales como el Kosher.

La parte que me preocupa, si buscan sitios que ofrezcan información al respeto de estas modas es que son “sugeridas” por administradores de empresas y grupos que no tienen ni la menor idea de cómo funciona nuestro cuerpo, que un buen día, después de tomar una foto de su desayuno, decidieron que querían dejar de comer tal o cual alimento, entonces copian de otra página alguna idea, le inventan un nombre y ¡voilá! ¡Nueva dieta!, ¿no es genial? Qué peligroso que cualquiera escriba en la red, pero más peligroso que cuando leemos algo lo tomemos como un dogma, una verdad absoluta.

Nuestro cuerpo.

El verdadero problema es que no queremos aprender a comer, necesitamos comer de todo, tenemos una máquina maravillosa llamada cuerpo que contiene todas las herramientas y pociones para poder digerir y absorber lo que consumimos. Tenemos todos los órganos necesarios que secretan lo necesario para digerir, grasas, proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales y agua, y así permitirnos vivir.

Con el paso del tiempo, nuestro cuerpo ha evolucionado para adaptarse a la dieta y con el uso del fuego y la conservación natural de alimentos podemos consumir todos los nutrientes sin padecer deficiencias.

Aquí les doy la fórmula mágica, si en verdad queremos vivir sanos, si quieren vivir para siempre…. Pues nada, que no hay fórmula mágica, honestamente sigue siendo la misma fórmula de hace mucho tiempo, para ser más exactos, desde los griegos, se llama:

Dieta Mediterránea.

Recomendaciones para consumirla.

  1. Dejemos de castigarnos tanto con la comida, de odiarla, de evitar disfrutarla.
  2. Debemos bebes de 6 a 8 vasos al día de agua, no líquidos con sabor artificial.
  3. Elimina la leche de tu alimentación si tienes más de 2 años de edad, si insistes en consumirla, con un vaso al día es suficiente.
  4. Consume pescado 3 veces por semana, de preferencia de agua fría (salmón, sardina, atún), carnes, tales como carnes rojas, embutidos, aves, cerdo, huevo, quesos, reduce la cantidad, pero no los evites, te ahorras comprar vitamina B12 como tienen que hacerlo los vegetarianos.
  5. Aumenta la fibra para que absorba las toxinas en tu cuerpo, esto es más frutas y verduras.
  6. Déjate de barras energéticas, productos light, fibras artificiales, productos milagrosos y aquellos que sustituyen comidas, ¿en verdad no te has dado cuenta de que, no sirven?
  7. Practica ejercicio 5 días a la semana por una hora.

Ortorexia nerviosa.

La parte que más me preocupa, es que todas estas “variaciones”, cada vez provocan que la gente se vuelva más y más aprensiva, lo cual llega a ser obsesivo e incluso llegar a la compulsión y desembocar en Ortorexia, trastorno de la alimentación provocado por el control excesivo en el tipo y la calidad de los alimentos consumidos.

En conclusión podemos decir: Cuida lo que comes, consume alimentos frescos, recién cosechados, de productores locales y recién elaborados y por encima de todo…….. ¡Disfruta la comida!

Espero que esta información te sea de utilidad y si te agradó ¡Compártela!

Julia Osorio
Nutricionista clínica, Educadora en Diabetes

¿Cómo consumir más fibra en el verano? | www.comidayvida.com

El consumo de fibra es una problema frecuente en toda España y con su ausencia, aumenta el riesgo de padecer enfermedades.

Se acerca el verano y durante esta temporada nos ilusiona la idea de ir a la piscina, las tardes con amigos y por supuesto dejar los platos de cuchara y sustituirlos por un buen plato de jamón ibérico, acompañado con quesos, uvas, sandía y melón, todo de la tierra y de productores locales.
¿Suena bien no? Este verano los invito a disfrutar, practicar más ejercicio, sobre todo, mejorar la calidad de tú alimentación, es el momento ideal.

La fibra en España.

Sobre el título de esta publicación es porque con el verano podemos consumir más fibra, sabían que, en España se consumen menos de 15 gramos de fibra al día de los 35 gramos recomendados, esto nos coloca en el país europeo con menor consumo de fibra.

Creando hábitos.

Vamos a ponerlo así, un hábito se crea si se sigue por 3 meses consecutivos, así que esta temporada nos viene genial, sólo debemos asegurarnos de que en nuestra mesa siempre estén presentes: uvas, sandía, melón, un buen gazpacho, berenjenas y una ensalada de tomate con lechuga, ¿nada difícil no?
Si das click aquí puedes conocer un poco más sobre la fibra.
En este vídeo la Fundación Española para el Aparato digestivo te explica la importancia de consumir fibra:

La solución.

Sólo debemos aseguramos de consumir por la mañana y cuando estemos en la piscina las frutas y con las comidas las verduras, de esta manera, vamos a asegurar que nuestro consumo de fibra aumenta y si lo hacemos a diario al final del verano nos habremos acostumbrado a consumirlas y como ya habremos creado el hábito, nuestro cuerpo las va a necesitar y nosotros las vamos a extrañar si no las consumimos.
Si lo hacemos así va a mejorar nuestra digestión, sí, adiós al estreñimiento, reduciremos el riesgo de padecer cáncer de colon, diabetes, hipertensión e incluso nos ayudará a bajar de peso.

Verduras para el verano
Aumentar el consumo de frutas y verduras en el verano

Por todo lo anterior podemos decir que, tenemos una oportunidad valiosa, no la dejemos pasar, la vida es corta y mejor vivirla con salud.

“Si te ha gustado, te invito a compartirlo”.

Julia Osorio
Nutricionista clínica, Educadora en diabetes

¿Qué puede contaminar nuestros alimentos este verano? | www.comidayvida.com

Todos hemos escuchado hablar e incluso, tenido la desgracia de sufrir alguna contaminación alimentaria. Especialmente en verano.
Esta intoxicación puede causar desde las molestias tradicionales: náusea, vómito, dolor intestinal, diarrea, hasta complicaciones más graves: fiebre, fallo respiratorio e infarto.

¿Cómo prevenirlas?

Debemos recordar que a las bacterias les encantan cuatro condiciones: agua, oxígeno, comida y temperatura.
Como sabemos prácticamente todos los alimentos contienen agua en cantidades importantes, a excepción de las semillas y legumbres donde la encontramos, pero es muy escasa. El oxígeno es vital para nuestra vida, sin él, no podríamos vivir, las plantas crecer ni los animales desarrollarse.

Entonces, la contaminación de los alimentos es común, por lo que debemos enfatizar que el riesgo siempre es elevado, por lo que debemos cuidar los alimentos que consumimos.

¿A qué temperatura se desarrollan?

 

Todos los alimentos contienen: azúcar o almidón o proteínas o grasas. Otro detalle es la temperatura, de 30 a 40ºC las bacterias encuentran el momento ideal para desarrollarse y no es difícil encontrarlas en el verano.

Si a todos los factores anteriores, les agregamos que se colocan las terrazas en los bares y nuestros alimentos además de permanecer al sol además el viento se encarga de cubrirlos de tierra, esto complica la situación.

Contaminación-de-alimentos| Julia Osorio

Intoxicaciones más frecuentes.

En España, las intoxicaciones alimentarias más frecuentes son:
Salmonella: esta bacteria se encuentra en productos marinos, pollo y huevo.
Campylobacter: se encuentra esta bacteria en leche sin pasteurizar y sus derivados, aves, carne cruda o mal cocina y agua contaminada.

Lo importante es consumir los alimentos bien cocinados, no crudos y si durante su elaboración emplean huevo, como la mahonesa, tortilla de patatas, bollería, los derivados lácteos como quesos y aves o carnes crudas, debemos evitar cambios de temperatura que permitan el desarrollo de estas bacterias, cuidando:

1. Que no se mantengan expuestos al sol y
2. Evitar su consumo después de 24 horas de su elaboración.
3. Asegurar que están bien cocinados.
4. Evitar consumir alimentos crudos y/o asegurar que se controló su temperatura hasta antes de su consumo.

Existen diferentes formas de identificar si consumimos alimentos contaminados:

a) Si después de dos a cuatro horas de haber consumido alimentos comienza a sentir los signos y síntomas clásicos: náusea, vómito, dolor abdominal y/o diarrea, esto es provocado por los
alimentos.

b) Si después de dos horas presenta fiebre, enrojecimiento de la piel, problemas respiratorios o se acelera su corazón, también puede estar relacionado con los alimentos, pero es importante, si presenta estos signos que acuda a urgencias de inmediato. Existirán alimentos que presenten menor riesgo de contaminación, por ejemplo, el jamón que está deshidratado y contiene sal, los quesos maduros o los frutos secos, ¿por qué no consumirlos este verano?

Disfrutar de esta temporada que todos esperamos con ansia, no debe ser razón para descuidar lo que comemos y evitar exponernos a una intoxicación.

Julia Osorio
Nutricionista clínica, Educadora en Diabetes